Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

López Aguilar llama al Rey “monarca republicanizado” en 'La aventura democrática'

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El número uno del PSOE a las elecciones europeas, ex-ministro de Justicia y catedrático de Derecho Constitucional, Juan Fernando López Aguilar, acaba de publicar un libro, La aventura democrática, que está causando escándalo por sus afirmaciones sobre la Corona.

López Aguilar advierte desde el principio de que “el enfoque de este libro no es el de la objetividad del científico social sino el de la subjetividad de mi compromiso personal con la Constitución (…) y con los valores de la izquierda progresista”. El propio subtítulo del libro, prologado por José Luis Rodríguez Zapatero, habla de La Constitución y el alma republicana en la Monarquía parlamentaria.

La parte del libro en que López Aguilar trata el tema de la Corona se define como “una lectura crítica de la experiencia constitucional española”. Es la que está causando mayor perplejidad entre juristas y opinadotes. La parte más subrayada y criticada del estudio del candidato socialista afirma que “no es posible ignorar las dificultades de encajar la Familia y la Casa Real, naturalmente expansivas tanto en lo biológico como en lo patrimonial, en la decidida apuesta del modelo español por la hiperprotección jurídica de la jefatura del Estado. Piénsese en la dificultad de aplicar las figuras de la inviolabilidad e irresponsabilidad del monarca parlamentario”. López Aguilar insiste poco después, en señalar “la expansión de su aura de superprotección constitucional, penal y civil, al conjunto de los miembros de la Familia Real”.

Así, según el ex-ministro de Justicia y Notario Mayor del Reino, urge “una relectura democrática de la Monarquía parlamentaria, tan inaplazable como necesaria, que a mi juicio debería ser compatible con una defensa razonada de sus virtualidades y funcionalidades positivas en clave republicana”.

Aguilar afirma como “obviedad” que el proceso constituyente heredó del Franquismo la fórmula monárquica, si bien matiza que ahí “se rehizo la idea de la Corona (…) de modo que su titular entró en el túnel del proceso revestido con los atributos de Hassan II de Marruecos (…) y resurgió, tras la ducha de legitimación democrática que le imprimó el referéndum de ratificación de la Constitución (…) reinventado y revestido con los atributos de Isabel II de Inglaterra”. En definitiva, “tenemos ahora un monarca parlamenario y parlamentarizado, monarca republicanizado en los valores”, y que “puede comprenderse, sin paradoja alguna, desde una perspectiva republicana, en tanto que encarna la reunión de los españoles en la España constitucional”.

La postura respecto de la Monarquía de López Aguilar exige “conjugar historia y presente y futuro” pues “de la comprensión funcional de la Monarquía (…) se han derivado problemas de ajuste, tan innegables como crecientes, para esta institución”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·