Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Una Fiesta Nacional bajo la lluvia

Leonor estrena su propio banderín en el desfile del 12 de octubre

El coche que trasladaba a la princesa de Asturias y a su hermana Sofía lucía en la matrícula el color azul y el escudo de heredera que se creó por decreto en noviembre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desfile de la Fiesta Nacional pasado por agua. La lluvia ha condicionado los actos de celebración del 12 de octubre que han presidido los reyes en compañía de sus hijas Leonor y Sofía, que han llegado en un vehículo distinto al de sus padre y con el banderín de la princesa de Asturias.

Las infantas Sofía y Leonor en el desfile del 12 de octubre. Las infantas Sofía y Leonor en el desfile del 12 de octubre.

Felipe VI, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía han llegado a la Plaza de Cánovas del Castillo (Plaza de Neptuno) poco antes de las 11:00 escoltados por jinetes de la Guardia Real. Los reyes en un Rolls Royce, y las infantas en otro choche.

Los miembros de la familia real han sido recibidos por el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy; el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés; el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante general Fernando García Sánchez; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Además, por parte del ayuntamiento de Madrid ha estado presente la primera teniente de alcalde, Marta Higueras. La número dos del consistorio asume las funciones de Manuela Carmena, ya que tal y como adelantó hace semanas El Confidencial Digital, la alcaldesa de Madrid se ha ausentado de estos actos debido a un viaje a Latinoamérica que le tendrán fuera durante varios días.

El año pasado precisamente Carmena se mostró muy cercana con la princesa de Asturias y con su hermana la infanta Leonor. Habló con ellas y les hizo varios gestos muy cariñosos; las hijas de los reyes también llamaron la atención de Rajoy.

Desde que se convirtió en princesa de Asturias, salvo ocasiones contadas como el primer día al colegio, Leonor viaja de forma separada a su padre el rey por motivos de seguridad. Este año el coche de las infantas que seguía al Rolls de los reyes lucía un detalle nuevo.

Por primera vez, en el lugar de la matrícula se veía una placa con el banderín de la princesa de Asturias. Las armas heráldicas de la heredera, con el estandarte y guión de fondo azul claro, se crearon en noviembre como un nuevo paso en el papel institucional que progresivamente tendrá que ir asumiendo Leonor.

Abrigos y paraguas para las infantas

Cumpliendo la rotación de uniformes de los tres ejércitos, el rey ha lucido en el desfile de este 12 de octubre el uniforme de gala de capitán general del Ejército de Tierra, de color verde caqui. El año pasado llevó el de la Armada, y en 2014, en su primera Fiesta Nacional como rey, el del Ejército del Aire.

Además, don Felipe utilizó un elemento simbólico que recibió en la pasada Pascua Militar del mes de enero: la bengala de mando de capitán general que le entregó el JEMAD como obsequio de parte de todos los militares. El rey ya estrenó esta bengala en mayo, durante el desfile del Día de las Fuerzas Armadas.

La reina optó por un vestido de fondo blanco con estampados negros y una cartera de mano. También se cubría con un paraguas oscuro, mientras que el rey Felipe no se tapó.

La lluvia que ha caído en Madrid desde la madrugada ha obligado a las infantas a vestir con ropa de más abrigo que en otras apariciones públicas, en la que se dejaron ver con vestidos. Llevaban unos abrigos, Leonor en azul marino y Sofía en rojo. Además, ambas se cubrían con sendos paraguas transparentes.

Después de escuchar el himno de España y de que don Felipe pasara revista, los reyes y sus hijas saludaron a las autoridades del Estado que aguardaban junto a las tribunas de autoridades: ministros en funciones, presidentes autonómicos (los 14 que fueron) y representantes de otras instituciones como el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo.

En los saludos el rey tuvo algunas palabras con Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, y el de Aragón, Javier Lambán.

Durante el homenaje a los caídos se vio a Felipe VI cantar como los militres el himno fúnebre “La muerte no es el final”.

A lo largo del acto la reina estuvo en todo momento muy pendiente de sus hijas. Les hizo indicaciones para seguir el protocolo: para colocarse para escuchar el himno y luego para colocarse en la tribuna. También don Felipe se inclinó para hablar con sus hijas y explicarles distintos momentos del evento.

Leonor y Sofía entregaron sus paraguas al personal de Zarzuela y se situaron para seguir con mucho detalle el paso de las unidades militares que desfilaron por Madrid. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·