Jueves 26/04/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Recibieron un puzzle de una señora con un retrato de ambas

Leonor y Sofía, risueñas y atentas con el público que les vitoreaba en la Misa de Pascua

A su llegada a la Catedral de Palma se acercaron a la gente que esperaba tras las vallas y dieron la mano a algunos asistentes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dese primera hora de la mañana, cientos de personas se han situado detrás de las vallas de la Catedral a la espera de la llegada de la Familia Real. Felipe y Letizia han aparecido junto a sus hijas y los reyes eméritos, complacientes ante la bienvenida del público. Muchos han gritado "yo soy español" y Leonor y Sofía han dado la mano a algunos de los presentes.

Misa de Pascua 2018 Misa de Pascua 2018 MonarquiaConfidencial

Felipe VI y Letizia, así como sus hijas, Leonor y Sofía, y los reyes eméritos han cumplido con la tradición de todos los años. Y esta vez ha estado la familia al completo. Por primera vez desde su abdicación, Juan Carlos I ha asistido junto al resto de los miembros. 

La Misa de Pascua en la Catedral de Palma de Mallorca de este año ha sido muy especial para la Familia Real española. Han sido muchos los detalles de esta mañana de Domingo de Resurrección que han mostrado a una Familia Real unida y con sonrisas y bromas que hacía tiempo que no se veían. Leonor y Sofía han sido protagonistas por sus gestos risueños y atentos ante el público que ha ido a recibirlos a las puertas de la Catedral.

Desde primera hora de la mañana más de un millar de personas, entre los que se encontraban vecinos y turistas, se concentraban tras las vallas colocadas a las puertas de la Catedral. Algunos entraron en el templo para acudir a la misa que era de acceso libre. Otros prefirieron quedarse en los alrededores a la espera de vitorear y fotografiar a la Familia. 

Los detalles de la llegada a la Catedral

Los reyes y sus hijas llegaron a bordo de un todoterreno conducido por Felipe VI, mientras que los eméritos viajaban en otro coche. Todos fueron vestidos muy primaverales con atuendos adecuados para la ocasión. Letizia lucía una blusa de lunares blancos y un pantalón a juego y Felipe VI eligió un traje azul marino con una corbata en tonos turquesas. Las niñas iban también con colores alegres, Leonor con vestido corto en tonos pastel y la infanta Sofía con un peto con falda azul turquesa. Ambas llevaban los mismos zapatos. 

Los miembros de la Familia Real fueron recibidos por la delegada del Gobierno en Baleares, Maria Salom, y por el obispo de Mallorca Sebastiá Taltavull, encargado de oficiar la eucaristía, que les esperaban en la puerta principal. Aquí saludaron brevemente a la gente que estaba esperándoles impaciente antes de entrar a misa de 12:00h. Una vez dentro de la Catedral, los seis se sentaron en primera fila.

Leonor y Sofía, muy atentas con el público

Al finalizar la misa los miembros de la Familia Real salieron a recibir a la gente que seguía esperando a las puertas de la Catedral. Felipe Vi, Letizia y los reyes eméritos se pararon a hacerse fotografías con el público que se lo pedía y a dar la mano a muchas de las personas que estaban detrás de las vallas y que entre gritos decían “yo soy español” y “viva España”.

Aquí la princesa Leonor y la infanta Sofía quisieron hacer lo mismo y también se acercaron a dar la mano a algunos de los presentes. Un gesto muy poco habitual en las hijas de los reyes. Lo hicieron muy risueñas y complacientes e incluso hubo algún asistente que le entregó un regalo a las hijas de los reyes, en concreto una señora, que les quiso obsequiar con un puzle cuya imagen era un retrato de ambas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·