Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Diez meses después de su última intervención quirúrgica

El rey Juan Carlos no podrá dejar nunca la rehabilitación

Los médicos concluyen que la fisioterapia, los ejercicios en la piscina y los paseos son imprescindibles si no quiere empeorar su estado de salud

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Don Juan Carlos ha pasado trece veces por el quirófano desde 1954. La etapa más complicada tuvo lugar entre 2010 y 2013, cuando el monarca se sometió a ocho de estas intervenciones quirúrgicas. Un ritmo que le ha pasado factura a su salud.


El rey Juan Carlos. El rey Juan Carlos.

Debido a estas numerosas operaciones, el rey no podrá abandonar nunca los ejercicios de rehabilitación a los que se ha sometido en los últimos meses para recuperar la forma física.

Es “la única manera de que el rey no empeore”

Según ha podido saber Monarquía Confidencial por fuentes del entorno de don Juan Carlos, estos ejercicios son “la única manera de que el rey no empeore”.

No se trata, por tanto, de una rehabilitación temporal. Es lo que se denomina, según estas mismas fuentes, una “rehabilitación de mantenimiento”, encaminada a que el monarca mantenga su actual forma física el máximo tiempo posible.

Fisioterapia, piscina y paseos

El equipo de médicos encargado de velar por la salud de don Juan Carlos ha establecido un innovador programa de rehabilitación para el rey.

Según las conclusiones de estos expertos, el monarca necesita someterse regularmente a sesiones de fisioterapia.

Para ello, don Juan Carlos cuenta con el apoyo de un ayudante, Álex, un fisioterapeuta del hospital de Alcorcón que se desplaza prácticamente a diario a La Zarzuela.

El rey también pasea varias horas durante la jornada sin la ayuda de su bastón. Completa su rehabilitación con ejercicios en la piscina, aunque este última parte del programa no se cumple todos los días.

Ocho operaciones desde 2010

Hace cuatro años, don Juan Carlos comenzó un arduo período de operaciones médicas que finalizó en noviembre de 2013.

El 8 de mayo de 2010, el rey fue sometido a una intervención quirúrgica para la extirpación y estudio de un nódulo pulmonar. Un año más tarde, en junio de 2011, se le implantó una prótesis en su rodilla derecha.

Ese año, en septiembre, don Juan Carlos ingresó en la clínica San José de Madrid donde fue operado de una rotura del tendón de aquiles del pie izquierdo.

La madrugada del 14 de abril de 2012 ha sido una de las fechas más señaladas en su historial médico de operaciones. Ese día, el rey fue operado en la clínica San José de Madrid de una fractura en tres fragmentos de la cadera derecha que se produjo por una caída accidental durante un viaje privado a Botsuana. Unos días después, el monarca fue intervenido de nuevo para “reducir una luxación» de la cadera derecha”.

En noviembre de ese mismo año se sometió a una implantación de prótesis en la cadera izquierda.

En marzo de 2013, el rey se sometió a una extirpación de dos segmentos herniados de disco en la zona lumbo-sacra de la columna vertebral. Una operación por la que tuvo que someterse a otra intervención posterior realizada en dos partes. La primera, en septiembre, cuando se le retiró la prótesis de marzo porque estaba infectada y se reemplazó por otra nueva recubierta de altas dosis de antibiótico.

Su última operación se produjo el 21 de noviembre de 2013. Entonces, los médicos colocaron a don Juan Carlos la prótesis definitiva en sustitución de la anterior.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·