Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Presentación del libro en Madrid con los reyes eméritos

Juan Carlos I tachó párrafos del proyecto constitucional que le otorgaban demasiados poderes

Así lo cuenta Simeón II de Bulgaria en su autobiografía. También revela que Hussein de Jordania ofreció al rey una unidad especial militar para sofocar a los golpistas el 23-F

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La biografía escrita por Simeón II de Bulgaria llega a España. La Editorial Nobel ha traducido el libro “Un destino singular” en el que el rey búlgaro cuenta los años de exilio y el retorno a su país, y en el que recupera numerosos recuerdos de su estrecha relación con Juan Carlos I.

El rey Juan Carlos sanciona la Constitución de 1978. El rey Juan Carlos sanciona la Constitución de 1978.

Dos años después del lanzamiento de este libro en Bulgaria, la Editorial Nobel lo ha traducido al español y lo ha sacado al mercado en nuestro país. Tal y como adelantó Monarquía Confidencial, en el acto de presentación del libro en Madrid Simeón estará acompañado por los reyes eméritos.

Don Juan Carlos y doña Sofía asistirán al acto que tendrá lugar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando este jueves a las 19:30.

El rey Simeón y los reyes eméritos mantienen una estrecha relación personal que se remonta a los años 60, cuando Simeón y su esposa Margarita Gómez-Acebo vivía en Madrid por el exilio que sufría de Bulgaria la familia real. “Nuestros vínculos no han dejado de fortalecerse con los años”, escribe en este libro Simeón.

La Transición y el 23-F

En el propio libro “Un destino singular” se relatan numerosas anécdotas y recuerdos de Simeón relacionados con la familia real española y, sobre todo, con don Juan Carlos. A lo largo de sus memorias, Simeón de Bulgaria transmite la idea de que el papel de Juan Carlos I en la transición de España de la dictadura de Franco a la democracia, recuperando la monarquía, fue su modelo que finalmente no consiguió repetir en España.

“El rey fue siempre un demócrata convencido”, asegura Simeón, que elogia la capacidad de maniobra -la famosa “cintura”- del rey emérito. El hilo de esa reflexión desvela un episodio que vivió en primera persona durante el proceso de elaboración de la Constitución de 1978.

“Una vez lo vi, cuando releía el proyecto de Constitución de 1978, tachando numerosos párrafos”, recuerda el rey búlgaro. El motivo de que el rey estuviera tachando esos párrafos de los primeros borradores de proyecto constitucional es que “le parecía que le daban demasiados poderes en relación con lo que sus compatriotas podría aceptar”. De hecho, don Juan Carlos le dijo a Simeón que no quería convertirse en un “minidictador” después de Franco.

Otro episodio que se revela en “Un destino singular” hace referencia al 23-F. Era conocido, aunque poco, que el primer jefe de Estado en llamar al Palacio de la Zarzuela para apoyar al rey en su pulso con los militares golpistas fue Hussein de Jordania.

Simeón de Bulgaria asegura que el monarca hachemita llamó a Juan Carlos “para poner a su disposición una unidad especial a fin de apoyar a las fuerzas leales” al rey y al Gobierno que no se sumaron al golpe de Estado de Armada, Milans del Bosch y Tejero.

Por qué no volvió la monarquía a Bulgaría

En esta autobiografía Simeón dedica buena parte a expresar sus reflexiones sobre la monarquía y sobre por qué la restauración que fue posible en España no lo fue en Bulgaria. Su explicación es que durante la dictadura, España siguió siendo formalmente un reino y el propio Franco preparó a la clase política y a la opinión pública para aceptar el retorno de la monarquía.

Por contra, en Bulgaria la idea de república estaba muy arraigada después de más de 40 años de comunismo. “Proponer una restauración monárquica en ese contexto habría sido un gran error”, escribe Simeón, que cree que “habría desestabilizado el orden constitucional”.

Para que una restauración monárquica acabara mal, no llegó a tratar de impulsarla y por eso fundó un partido con el que ganó las elecciones y fue primer ministro. “Quizá también yo no soy en el fondo de todas mis dudas lo bastante monárquico como para absolutizar ese principio”, reconoce Simeón.

El rey que sufrió el exilio también hace una breve referencia a su opinión sobre los inicios del reinado de Felipe VI. Simeón considera que el rey “está haciendo una gran labor”. “A mi modo de ver esto no debe sorprendernos, puesto que si hay alguien preparado para la jefatura del Estado, lo es precisamente él, ya que desde su nacimiento ha sido educado para la alta función que está ejecutando”.

Simeón tiene palabras elogiosas para el rey Felipe, del que dice que “suma grandes cualidades humanas e intelectuales, además de un firme y profundo compromiso con España”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·