Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Cambio de planes del hijo de doña Elena

Froilán ya no quiere jugar al rugby

Considera que es un deporte muy sacrificado. Su marcha a Sigüenza le impide además entrenar dos días a la semana con el Cisneros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los esfuerzos de la infanta Elena y Jaime de Marichalar por enderezar la vida de su hijo Froilán no están dando los resultados esperados. Tras volver a suspender casi todas las asignaturas académicas en septiembre, ahora el nieto mayor de los reyes ha abandonado su idea de iniciarse en un nuevo deporte. 

Felipe Juan Froilán. Felipe Juan Froilán.

Felipe Juan Froilán ya no quiere jugar al rugby en el Club Complutense Cisneros. Según ha podido saber Monarquía Confidencial, el primogénito de la duquesa de Lugo no ha quedado satisfecho con la experiencia.

Participó en algunos entrenamientos

Unos días después de que saltase a los medios de comunicación la noticia de la futura incursión de Froilán en el rugby, el nieto de don Juan Carlos y doña Sofía fue fotografiado en las instalaciones deportivas del Cisneros, en la Universidad Complutense, visualizando algunos partidos del primer equipo.

Posteriormente, Froilán también ha participado en algunos entrenamientos junto a sus compañeros. Se trataba de su primera toma de contacto con el rugby -no lo había practicado anteriormente, al menos con el Cisneros-. Después de ello, su intención de iniciarse en el próximo curso a nivel intensivo en esta disciplina ha desaparecido.

Un deporte muy disciplinado

Fuentes cercanas al Club Cisneros han asegurado a este confidencial que uno de los motivos que alega el hijo de la infanta Elena para negarse a jugar al rugby es que lo considera un deporte muy sacrificado.

El rugby, al igual que el resto de prácticas deportivas, requiere esfuerzo y disciplina. A esto se suma, además, que el Cisneros es un club que goza de un elevado prestigio, y por tanto su nivel de exigencia es equivalente al de su reputación.

MC se ha puesto en contacto con un portavoz oficial del club y ha declinado hacer comentarios sobre la situación de Froilán en el Cisneros.

Su marcha a Sigüenza no es compatible con el horario del Cisneros

A la negativa de Froilán de unirse al equipo del Cisneros este año se añade su traslado de colegio como consecuencia de sus malos resultados académicos, incompatible con el horario de entrenamientos que le exigía este club.

Según apuntan desde varios medios de comunicación, el hijo de la infanta Elena y Jaime de Marichalar volverá a estudiar en el Colegio Episcopal Sagrada Familia de Sigüenza, donde ya estuvo interno este verano para mejorar sus notas de cara a los exámenes de septiembre. Froilán no consiguió aprobar, pero aparentemente sus padres quedaron satisfechos con la disciplina impartida en este centro. Se quedará un curso académico completo.

Este hecho le impediría asistir a los entrenamientos con el club, dos días entre diario y partidos durante los fines de semana. Si Froilán cambia en el futuro de opinión y decide que quiere jugar al rugby, no podrá hacerlo, al menos de momento, en el Cisneros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·