Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Durante la Cumbre Iberoamericana

Felipe VI pidió al presidente de Colombia una solución a los problemas de Gas Natural en Colombia

Se entrevistó con Juan Manuel Santos, le pidió un acercamiento a la eléctrica y concretó una entrevista de Isidro Fainé con los ministros de Hacienda y Energía colombianos para mediados de noviembre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Felipe VI se implicó para solucionar los problemas de Gas Natural en Colombia. A pesar de que se había apuntado que la Corona no iba a actuar de mediadora como ha hecho en otras ocasiones en la época de Juan Carlos I, el rey sí hizo gestiones para conseguir sentar a la cúpula de la compañía española con el equipo económico de José Manuel Santos.

Felipe VI y Juan Manuel Santos. Felipe VI y Juan Manuel Santos.

ECD publicó hace dos semanas que un posible escenario de nacionalización de Gas Natural en Colombia había movilizado al Gobierno y también al rey, que tenía previsto acercar posturas en Cartagena de Indias, en el marco de la Cumbre Latinoamericana de la semana pasada, con altos representantes del Ejecutivo colombiano.

Días después, algunos medios digitales apuntaron a un giro en Zarzuela: Felipe VI descartaba mediar con el equipo del presidente Santos en su inminente viaje a Colombia, aunque fuentes diplomáticas se ratificaban en que el monarca viajaba con ese asunto en cartera para tratarlo en alguno de los encuentros que tenía previsto mantener con las autoridades del país anfitrión.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las negociaciones, el monarca solicitó personalmente al presidente colombiano un acercamiento a la casa matriz de Gas Natural para buscar un acuerdo definitivo al problema de Electricaribe.

La petición expresa del rey se produjo al cierre de una reunión entre ambos. El objetivo era confirmar que existe, efectivamente, voluntad de diálogo con la eléctrica española.

Desde ese momento, el encuentro comenzó a concretarse para mediados de noviembre. No obstante, a día de hoy, no está confirmado que José Manuel Santos asista, pero sí lo harán los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas; y Minas y Energía, Germán Arce. Por parte de la empresa española, será el propio presidente Isidro Fainé quien viaje a Bogotá para ponerse al frente las conversaciones.

Colombia había dado un portazo a las negociaciones

En el equipo del Secretario de Presidencia del Gobierno colombiano, que lleva el peso de las negociaciones, se venían negando a una interlocución con los representantes de Gas Natural, para ir allanando el terreno de una solución.

Hace unas semanas, el ‘portazo’ a la negociación había dejado descolocada a la compañía española, que activó en julio el acuerdo bilateral de protección de inversiones entre España y Colombia, que da un plazo de seis meses para negociar entre las dos partes una salida a la grave situación que sufre Electricaribe.

El tiempo apremia a Gas Natural porque necesita un acuerdo como muy tarde a principios del año que viene. Después, la única vía que le queda es denunciar la situación ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

Pero el conflicto entre las partes se adentraría entonces en terreno peligroso, dado que el Gobierno colombiano podría acabar decretando la intervención de la gasista. Un escenario que ha encendido todas las alarmas en la cúpula de la empresa catalana, a medida que se va acercando el final del plazo para negociar.

Gas Natural reclama impagos por 1.100 millones

Gas Natural lleva años sufriendo los impagos de muchos organismos oficiales e instituciones públicas y de clientes de escaso poder económico, así como el robo de electricidad por la cantidad de enganches ilegales que se practican en los siete departamentos en los que opera Electricaribe, todos ellos de la zona atlántica (área Caribe).

Electricaribe había recortado en los últimos tiempos los niveles de inversión, debido a que no obtenía los correspondientes ingresos por la prestación del servicio eléctrico. De hecho, ha tenido que provisionar en los últimos años dos tercios de los más de 1.100 millones que ahora reclama, lo que la ha llevado a incurrir en pérdidas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·