Viernes 22/06/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Agradece a la Generalitat este "éxito continuado"

Felipe VI insiste: todas las administraciones deben colaborar para retener en Barcelona el Mobile World Congress

En su discurso, en inglés, español y catalán, el rey ha evitado referirse a la situación política. Ha hecho hincapié en la importancia de la cooperación institucional para seguir albergando este evento en Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un año más Felipe VI no ha faltado a su cita anual al Mobile World Congress. Sin embargo este año los barceloneses le han dado la bienvenida al rey de otra forma: tres manifestaciones y una alcaldesa que ha rechazado recibir al monarca. A pesar de todo, Felipe ha dado un discurso en el que elogia una vez más a Barcelona y ha hecho hincapié en la importancia y el futuro de la tranformación digital. 

El rey durante su intervención en el Mobile World Congress 2018 El rey durante su intervención en el Mobile World Congress 2018 MC

Desde 2006 el rey no ha fallado a su cita con el Mobile World Congress, un evento que desde entonces ha recogido Barcelona. Felipe VI vuelve a presidir la cena de inauguración con un discurso en el que ha hablado en ingles, español y catalán. 

Este domingo 25 de febrero el rey llegó a Barcelona para asistir una vez más a la cena de bienvenida que se organiza la víspera de la inauguración de la cita tecnológica del año.

Un discurso en tres idiomas

Felipe VI no quiso perder costumbres y pronunció un mensaje en los tres idiomas que utiliza habitualmente: inglés, español y catalán. Y es que el año pasado también lo hizo así. Aunque cabe destacar que esta vez habló más tiempo en catalán que en 2017 a mitad del discurso, con el español hizo lo mismo, y esta vez le dió más importancia al inglés, utilizándolo al principio y al final. 

El rey empezó su discurso destacando que esta es una “cita clave” que lo barceloneses reciben, “conscientes de la importancia de cómo y hacia dónde se mueve la tecnología digital hoy en día”. Ha remarcado la importancia de la transformación digital en la creación de empleo y cómo esta revolución en la que estamos inmersos “precisa de una visión que sepa transformar en oportunidad de progreso los desafíos que impone el desarrollo tecnológico”. 

En este sentido, Felipe explicó que el éxito de este Congreso es en buena parte gracias a los barceloneses “a su dinamismo y espíritu emprendedor” que además “tienen la oportunidad de asumir un papel central para su ciudad en el gran reto de un mundo cada vez más urbano”.  Además, ha querido agradecer el compromiso y la colaboración de “el Gobierno central, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, que junto a GSMA y la Feria de Barcelona, han hecho posible este éxito mundial”.

Asimismo, no hizo hincapié en la situación política en Cataluña, sino que elogió una vez más a Barcelona, centrándose solo en el evento. Pero sí que quiso transmitir, que además lo hizo en catalán, que la importancia de la cooperación institucional con “objetivos claros y en beneficio de todos” es una “clave evidente de este éxito”. Insistió en que ese compromiso firme de nuestra administraciones, corporaciones y compañías “debe ser siempre un propósito esencial” para que este encuentro siga consolidando de cara al futuro su proyección e influencia, pero sobre todo para que se siga haciendo desde Barcelona.

Barcelona recibe al rey 

El recibimiento que tuvo Felipe VI ha sido muy particular este año. Y es nada más empezar la recepción en el Palau de la Música, los representates de las instituciones catalanas informaron que no iban a asistir. La alcaldesa Ada Colau y el Presidente del Parlament, Roger Torrent, se negaron a recibir al monarca. Felipe ignoró las provocaciones en su mensaje y se centró en la insistencia de cooperar para que este evento siga adelante. 

Nada más entrar al Palau, el rey fue recibido por numerosas personalidades. Entre ellos cabe destacar a Ferrán López, actual mando de los Mossos d'Esquadra tras el cese de Trapero. El monarca lo saludó de forma efusiva y estuvo un rato parado hablando con él. Como también lo hizo con Alfonsín, actual jefe de la Casa Real.

Y es que no sólo hubo "boicot" dentro del Palau de la Música, sino en sus alrededores. Las marchas indepentistas en contra del monarca invadieron Barcelona con actos de protesta organizados por la ANC, Òmnium, la organización juvenil de la CUP, Arran, y los Comités de Defensa de la República.

Los independentistas convocados por los Comités de Defensa de la República cantaron consignas como “no tenems miedo” o “somos la República”. Además, la ANC y Òmnium convocaron una cacerolada a las 21.00 horas, minutos después de que el rey pronunciara su discurso, que fue secundada por la CUP y Junts per Catalunya. 

Por otro lado, los monárquicos también se manifestaron a favor de la visita del rey a Barcelona. Más de 300 personas se concentraron en la plaza de Catalunya en defensa de Tabarnia, que fue la organizadora de la concentración en la que también aprovechó para presentarse públicamente. Los presentes en la manifestación mostraron su apoyo al rey en medio de un ambiente de hostilidad tras anunciar que los representates de las instituciones catalanas no iban a asistir a la recepción del Mobile World Congress.

Además, también celebró una concentración en la plaza España de la ciudad barcelonesa, donde asistieron alrededor de 150 personas a favor de la unidad de España y con carteles de bienvenida a Felipe VI.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·