Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Una tarima baja facilitó el acceso del monarca

Don Felipe se mantiene en segundo plano en el primer acto oficial tras la abdicación de Juan Carlos I

España

Gritos de “¡Viva el rey!” y “¡Viva el príncipe!” en la parada militar en el Monasterio de El Escorial por el Bicentenario de la Orden de San Hermenegildo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un día después de que Don Juan Carlos anunciara su deseo de ceder la Corona en favor de su hijo Felipe, el rey y el príncipe de Asturias aparecieron juntos en un acto militar en el Monasterio de El Escorial (Madrid). El protocolo se mantuvo inalterado, con el príncipe unos pasos por detrás de su padre, ya que hasta que se apruebe la ley de abdicación el actual rey seguirá siendo Jefe del Estado y Capitán General de las Fuerzas Armadas.

El rey encabeza el cortejo procesional en el Patio de los Reyes del Monasterio de El Escorial. El rey encabeza el cortejo procesional en el Patio de los Reyes del Monasterio de El Escorial.

Se trataba de la celebración del capítulo (reunión) de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, una orden militar creada hace 200 años por Fernando VII. La primera aparición en la calle de Don Juan Carlos y Don Felipe tras la noticia de la abdicación fue en el Monasterio de El Escorial, en el municipio madrileño de San Lorenzo.

Ante decenas de medios de comunicación que acudieron a recoger el primer acto oficial del actual rey y del que lo será en pocas semanas, el Jefe del Estado y el príncipe de Asturias llegaron en el mismo coche a la explanada, junto a la que ya esperaban decenas de personas que aplaudieron y vitorearon a ambos.

Tal y como pudo observar Monarquía Confidencial, la organización de la parada militar previa a la reunión de la Orden de San Hermenegildo tuvo muy en cuenta la situación física de Don Juan Carlos: por eso la tribuna de autoridades estaba situada sobre una tarima muy baja, de menos de un palmo de altura, a la que el rey pudo subir con su muleta por una suave rampa.

El príncipe guarda el protocolo: se mantiene por detrás del rey

Aunque el rey haya comunicado ya formalmente al Gobierno su decisión de ceder la Corona a su hijo, Don Juan Carlos seguirá siendo el Jefe del Estado hasta que se apruebe la ley de abdicación en las Cortes Generales, ésta se publique en el BOE y se proclame al nuevo rey Felipe VI.

Por eso, y como MC pudo percibir, el príncipe de Asturias se mantuvo en todo momento en un discreto segundo plano, guardando como ordena el protocolo una distancia frente a su padre.

Tanto en la parada militar, como en el cortejo procesional a la basílica del monasterio, en todo momento se pudo ver a Don Juan Carlos encabezar e ir por delante de los demás presentes, incluido Don Felipe.

Eso sí, ambos pudieron notar el cariño y aprecio de las personas que se congregaron junto al Monasterio de El Escorial para presenciar la parada militar, las salvas de artillería y el paso de la Patrulla Águila para dibujar en el cielo la bandera de España.

Durante el desarrollo del acto se pudieron escuchar periódicos gritos y ovaciones como “¡Viva el rey!”, que iban acompañados de otros dirigidos a Don Felipe: “¡Viva el príncipe!”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·