Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Se la entregó en la visita de Estado a España

Críticas en Argentina contra Macri por conceder al rey la Orden del Libertador

Intelectuales cercanos a Kirchner y varios medios denuncian que Felipe VI recibiera la condecoración que lleva el nombre de José de San Martín, quien luchó contra Fernando VII por la independencia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La visita de Estado del presidente de Argentina a España incluyó la protocolaria imposición de condecoraciones entre Mauricio Macri y Felipe VI. El mandatario argentino recibió el Collar de la Orden de Isabel la Católica, y el rey, la Orden del Libertador San Martín: algo que no ha pasado desapercibido en Argentina por algunas voces críticas.

Mauricio Macri y Felipe VI, en la cena de gala en el Palacio Real de Madrid. Mauricio Macri y Felipe VI, en la cena de gala en el Palacio Real de Madrid.

En la cena de gala en el Palacio Real de Madrid, Felipe VI ya lucía una nueva condecoración: el Collar de la Orden del Libertador, una medalla que Argentina concede a “los funcionarios civiles o militares extranjeros que en el ejercicio de sus funciones merezcan en alto grado el honor y reconocimiento de la Nación”.

Es costumbre que en las visitas oficiales y de Estado, los mandatarios condecoren a sus homólogos con las máximas distinciones de su países. También a sus consortes: la reina Letizia recibió la Gran Cruz de la Orden del Libertador, y Juliana Awada (esposa de Macri), la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica.

Pero en Argentina algunos sectores han visto con desagrado no sólo que se condecorara al rey de España, sino sobre todo la medalla elegida. Y es que la Orden del Libertador se creó en recuerdo de José de San Martín, precisamente el general que -como Simón Bolívar en Venezuela, Colombia, Ecuador, Bolivia...- luchó hasta conseguir la independencia respecto de la Corona española de lo que hoy es Perú, Chile y Argentina.

“Es un verdadero ultraje a la memoria de San Martín”, declaró Atilio Borón, politólogo socialista, en un programa de radio, al ver que se le concede al rey de España la condecoración que lleva el nombre de “un personaje decisivo junto a Simón Bolívar en la lucha contra la monarquía española y el imperio colonial en América Latina”.

Borón abundó en denunciar la “ofensa y la burla” a la memoria del libertador de Argentina que ha cometido Macri al imponer esta orden a Felipe VI.

Pensadores y periodistas de izquierdas

De forma menos radical, pero en la misma línea se expresó Ricardo Forster. En este caso, se trata de un pensador vinculado a Cristina Fernández de Kirchner, la opositora a Macri: fue secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional con la anterior presidenta.

Forster ni siquiera se sorprendió de que Mauricio Macri entregara esta distinción al rey Felipe: “Macri no piensa en términos de independencia ni soberanía”, “Macri, haciendo un juego, seguramente hubiera estado del lado de losrealistas, es decir, los que pensaban que la independiencia no era necesaria, que lo mejor hubiera sido continuar relacionados con España”.

El subdirector del diario Página|12, Luis Bruschtein, fue más irónico en su columna al escribir que “otorgarle la Orden del Libertador que nos liberó del yugo del Rey de España, al Rey de España, tiene salsa”.

Y destacó un dato como hicieron otros muchos críticos con esta condecoración: “El rey Juan Carlos, padre de Felipe, había sido condecorado antes con la misma Orden del Libertador por el dictador Jorge Rafael Videla, otro conocedor en materia de yugos”.

En El Destape, Tomás Sislian (periodista kirchnerista) destacó también que el dictador Videla le dio esa misma medalla a Juan Carlos I. Y en todo caso, señala el hecho de que Felipe VI es descendiente directo de Fernando VII: “Es impactante ver a un presidente de una nación libre premiar, con un collar que lleva la el nombre de su libertador, al heredero del monarca contra que luchó para liberarse”, “el gesto del primer mandatario es, por lo menos, contradictorio y muchos argentinos se sintieron ofendidos”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·