Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Se cuenta en el libro ‘La Pieza 25’, sobre el ‘Caso Nóos’

La infanta Cristina rechazaba a los abogados que le puso el rey Juan Carlos

La periodista Pilar Urbano revela que la hermana de Felipe VI se mostró disconforme con la estrategia de defensa de sus letrados durante el juicio oral en Palma de Mallorca

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sentencia de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca acabó con el proceso judicial que llevó a Cristina de Borbón y Grecia a sentarse en el banquillo de los acusados por la trama de corrupción urdida en torno al Instituto Nóos. Sobre cómo se sucedió este caso judicial, uno de los más relevantes de la Historia reciente de España, trata el nuevo libro de Pilar Urbano.

La sala de juicios, durante la declaración de la infanta Cristina. La sala de juicios, durante la declaración de la infanta Cristina.

Este miércoles 22 de noviembre se presenta en público ‘La Pieza 25’, un libro de la periodista Pilar Urbano en el que desvela detalles inéditos de la llamada “Operación Salvar a la Infanta”: la actuación de personalidades, encabezadas por Juan Carlos I y secundada por el Gobierno y la fiscalía, entre otras instituciones, para evitar que la infanta Cristina fuera condenada (como sí ocurrió con Iñaki Urdangarin) en el juicio del ‘Caso Nóos’.

Pilar Urbano explica a Monarquía Confidencial que inició en 2015 el trabajo que ha terminado plasmando en este libro que publica La Esfera de los Libros. Durante casi tres años ha hablado “con policías y ladrones”: aunque algunas fuentes las mantiene en el anonimato, sí detalla que ha entrevistado a imputados, testigos, abogados, fiscales, inspectores de Hacienda y hasta con policías de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) que llevaron a cabo los registros en los que se encontraron las pruebas para imputar a los acusados de dirigir la trama.

La infanta: “Que se haga justicia”

Entre los contactos que hizo Urbano se encuentra también la infanta Cristina, aunque de forma más reducida que el tiempo que le dedicó, por ejemplo, el juez instructor del caso, José Castro, con decenas de horas de conversación.

Según explica a MC la autora de ‘La Pieza 25’, pudo hablar con la hermana del rey Felipe durante un receso del juicio oral en la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, en los primeros meses de 2016. Allí la infanta le dijo que su esperanza es que se hiciera “justicia” con las acusaciones que la apuntaban.

Además, Pilar Urbano trató de visitarla a la infanta Cristina en su casa de Ginebra, donde vive con Iñaki Urdangarin y con sus cuatro hijos. No consiguió encontrarla ese día porque la infanta justo estaba en España, pero le dejó una nota a la que la segunda hija del rey Juan Carlos le contestó con una carta.

Uno de los aspectos menos conocidos hasta ahora del proceso que llevó a una infanta de España y sexta en la línea de sucesión al trono a sentarse en el banquillo de los acusados es la disconformidad de Cristina de Borbón respecto a sus abogados.

Según revela Urbano en su libro a partir de varias fuentes del proceso, la infanta Cristina rechazaba de plano a los abogados que su padre, el rey Juan Carlos, le contrató para que se hicieran cargo de su defensa.

Contra sus abogados: “No se enteran de nada”

La autora de esta investigación asegura que el rey emérito fue “muy inteligente” al designar el despacho de Miquel Roca, cuando ya se había asociado con Jesús María Silva, un gran abogado experto en Derecho Penal, que no es la especialidad de Roca ni lo era de su bufete hasta ese momento.

Aún así, la infanta se confesó en distintos momentos muy en desacuerdo con la estrategia de defensa diseñada por sus abogados. Urbano desvela que en un receso de la vista oral, Cristina de Borbón y Grecia se acercó al abogado de su “bestia negra”, Diego Torres, ex socio de Urdangarin que acusó a la Casa del Rey de conocer y supervisar todos los negocios del Instituto Nóos.

La infanta le preguntó al letrado Manuel González Peters, tuteándole y con cierta desesperación: “Manolo, ¿qué tengo que hacer?”. El abogado le indicó que se atuviera a lo que le indicara su “ejército de abogados”, y ella le replicó: “No se enteran de nada”.

En ese momento, el abogado de Diego Torres le dijo que si no estaba satisfecha con su trabajo, los despidiera y contratara a otros. Pero la infanta Cristina le aseguró: “Me los han impuesto”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·