Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El desembarco tuvo lugar el 8 de septiembre de 1517 en Tazones (Asturias)

Conferencia sobre Carlos I por el 500 aniversario de su llegada a España

Un miembro de la Real Academia de la Historia disertará sobre el “difícil comienzo de una larga relación”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El próximo mes de septiembre se cumplirán cinco siglos de la llegada al puerto asturiano de Tazones de un joven procedente de Flandes que se convirtió en el Carlos I de España y poco después emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Sobre ese hecho versa la conferencia del profesor Adolfo Carrasco organizada este miércoles 10 de mayo.

Grabado de la llegada de Carlos I a Tazones, en Asturias. Grabado de la llegada de Carlos I a Tazones, en Cantabria.

A lo largo de este 2017 se están celebrando diversas actividades con motivo del 500 aniversario de la llegada a España de Carlos I, para suceder a su abuelo Fernando y asumir junto a su madre incapacitada Juana la Loca los títulos de rey de Castilla, de Aragón, de Navarra y los otros asociados.

Este miércoles 10 de mayo la Asociación Cultural Zayas, en Madrid, organiza una conferencia acerca de este aniversario a cargo de Adolfo Carrasco, profesor de Historia Moderna de la Universidad de Valladolid y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia.

Carrasco enfocará el asunto desde la perspectiva del “difícil comienzo de una larga relación”. Y es que la llegada de Carlos I desde Flandes para tomar posesión de sus reinos de España fue bastante accidentada.

Su destino era Santander, pero una tormenta obligó a su barco a desviarse y desembarcar en la pequeña localidad asturiana de Tazones, en la ría de Villaviciosa. No tuvo recibimiento oficial (previsto en Santander), y tuvo un camino accidentado por tierra hasta Valladolid, donde se encontró un ambiente político “hostil y receloso” por ser extranjero y venir acompañado de consejeros flamencos.

Adolfo Carrasco se centrará en ese comienzo del reinado, muy distinto del final, cuando Carlos I decidió abdicar en su hijo Felipe II y retirarse precisamente a España, y no a Flandes o a Alemania: se enclaustró en el monasterio de Yuste, en Extremadura, y allí murió en 1558.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·