Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La Casa Real va a anunciar que acepta la herencia del millonario menorquín a los príncipes y los nietos del rey: se ha calculado en 30 millones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Casa Real se dispone a anunciar que acepta la herencia que el empresario menorquín Juan Ignacio Balada hizo a favor de los príncipes de Asturias y de los ocho nietos de los reyes, una vez pasados seis meses del fallecimiento. Como ya anunciaron don Felipe y doña Letizia, gran parte de este legado será destinad a fines sociales.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Según informa El Confidencial Digital, la fortuna de Balada ha sido estimada en más de 30 millones de euros, de los que, de acuerdo con su última voluntad testamentaria, el 60 por ciento corresponderán a los príncipes de Asturias (de eso, la mitad se tiene que dedicar a una nueva fundación social) y el 40 por ciento restante a los ocho nietos de los reyes, a partes iguales.

La ley estipula que en el plazo de seis meses después de la muerte de una persona se tiene que liquidar la herencia tras pasar el filtro del impuesto de sucesiones, y el plazo de ha cumplido el 18 de mayo.

Por la Zarzuela ya pasó hace unos meses el albacea encargado de las últimas voluntades del millonario menorquín, Joan Viñas, quien informó personalmente a la Casa Real del montante total de la fortuna tras haber tasado las propiedades de Balada (nueve al menos en España, según el Registro de la Propiedad), así como las inversiones bursátiles y los negocios petrolíferos de que disponía.

La intención de la Casa Real es publicar en los próximos días un comunicado en el que se diga oficialmente que los príncipes han aceptado la herencia, se detalle el montante que les corresponde y se anuncie el destino final de la herencia. Según se anunció en su día, don Felipe y doña Letizia destinarán a fines sociales, sin especificar aún, la parte de la herencia que les corresponde.

Una dificultad añadida es la presencia de los ocho nietos de los reyes en el testamento. Lo previsible es que no se pueda tocar ese dinero hasta que cumplan 18 años las infantas Leonor y Sofía, y sus primos Felipe Froilán, Victoria, Juan, Pablo, Miguel e Irene, aunque existe la posibilidad –con el beneplácito de los padres, incluido Jaime de Marichalar- de que la parte que les corresponda a los pequeños se vincule a la nueva fundación y que en el futuro cada uno de ellos decida al alcanzar la mayoría de edad.

No obstante, el mayor beneficiado por este legado va a ser el Gobierno autonómico de Baleares, que será en realidad, el principal heredero de Balada, ya que el impuesto de sucesiones y transmisiones patrimoniales que rige en el archipiélago obliga a pagar el 68 por ciento del valor de los bienes, el máximo grado de tributación, debido al tamaño de la fortuna y a que no tenían ningún vínculo familiar con el fallecido.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·