Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

España

La familia real sí acompañó esta vez a don Juan Carlos al hospital. Acudieron la reina, el príncipe y las infantas, no Urdangarin y sí García Revenga

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El núcleo de la familia real ha acompañado esta mañana al rey durante la intervención a la que se ha sometido para corregir la hernia discal que padecía desde hacía tiempo y que se había visto agravada en los últimos meses. A diferencia de la vez anterior, en esta ocasión no ha acudido a visitar a don Juan Carlos Iñaki Urdangarín, aunque sí lo ha hecho Carlos García Revenga, ambos involucrados en la trama Nóos.

Del mismo modo que cuando fue operado de la cadera izquierda el pasado mes de noviembre, la reina llegó en primer lugar a la clínica acompañada por sus dos hijas, las infantas Elena y Cristina. Más tarde, lo hacían los príncipes de Asturias, esta vez sin las infantas Leonor y Sofía.

Este escalonamiento en la llegada está enmarcado dentro de la estrategia comunicativa puesta en marcha por la Casa del Rey tras ser imputado el duque de Palma en el caso Nóos. Ésta consiste en separar públicamente, en la medida de lo posible, a los príncipes Felipe y Letizia de la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín.

No obstante, sí visitó al rey el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, también implicado en la trama de corrupción en la que está involucrado el yerno del monarca.

Segunda intervención en cinco meses

El rey fue intervenido ayer durante aproximadamente tres horas en la clínica La Milagrosa de Madrid para solucionar los problemas lumbares que padecía. El resultado de la intervención, según afirmaba en rueda de prensa el cirujano, ha sido “plenamente satisfactorio”.

Para realizar la operación, don Juan Carlos fue dormido con anestesia general.

Según explicaba en doctor De la Torre en la rueda de prensa concedida ayer por la tarde, la intervención requirió la extirpación de dos segmentos herniados de disco. Ha aclarado que, pese a esto, tras la rehabilitación que continuará desde palacio, el monarca "no necesitará muletas".

Una larga recuperación

El rey permanecerá entre dos y seis meses alejado de su agenda oficial.

El príncipe, en calidad de heredero, será el encargado de asumir su calendario de actos en la medida de lo posible, ya que tal y como informaba Monarquía Confidencial hace unas semanas, don Felipe podrá representar a su padre, pero en ningún caso sustituirle.

No obstante, el rey está deseando "reintegrarse en sus actividades", y ha decidido, tal y como afirmaba el doctor de la Torre, enfrentarse a esta nueva y complicada recuperación con optimismo y fuerza de voluntad para reincorporarse cuanto antes a sus labores institucionales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·