Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Audiencia conjunta de don Juan Carlos y el príncipe Felipe

El príncipe de Asturias se incorporó de forma imprevista a la reunión del rey con el ministro de Exteriores japonés

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Don Juan Carlos presidió ayer el primer compromiso oficial posterior a la celebración de la Pascua Militar: una audiencia con el ministro de Asuntos Exteriores de Japón. Al acto estaba previsto que asistiera el monarca en solitario. Sin embargo, un cambio de última hora en la agenda programada por la Casa del Rey motivó que el príncipe de Asturias se uniera a su padre en este encuentro.


El rey recibe el saludo del ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Fumio Kishida, en presencia del príncipe de Asturias. El rey recibe el saludo del ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Fumio Kishida, en presencia del príncipe de Asturias.

Fumio Kishida, el ministro de Exteriores japonés, acudió el 8 de enero al Palacio de La Zarzuela para mantener una reunión de carácter oficial con el monarca con el objetivo de fortalecer las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Esta audiencia fue el primer compromiso que don Juan Carlos atendió tras su asistencia, el día anterior, a la ceremonia de la Pascua Militar celebrada en el Palacio Real, en la que el rey fue duramente criticado por los medios de comunicación debido a la dificultad con la que pronunció su tradicional discurso en el acto.

Según la agenda programada por La Zarzuela, estaba previsto que don Juan Carlos presidiese el acto en solitario, pero finalmente esto no sucedió: el príncipe de Asturias se incorporó por sorpresa al encuentro.

Fuentes de la Casa del Rey han confirmado a Monarquía Confidencial que la presencia de don Felipe en la audiencia mantenida con el ministro de Asuntos Exteriores japonés “no estaba prevista en un principio”, y tampoco han facilitado una explicación a este confidencial del motivo de este cambio de agenda.

Durante la primera parte del acto, don Felipe mantuvo un discreto segundo plano, permitiendo que el rey acaparase el protagonismo estipulado inicialmente, cuando iba a presidir este encuentro en solitario. Sin embargo, tras el intercambio de saludos, el príncipe participó en la conversación con Fumio Kishida al mismo nivel que su padre. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·