Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Se conserva en la Real Fábrica de Tapices

Apertura solemne de las Cortes por el rey: así se coloca y se guarda el tapiz

Esa misma mañana los bomberos de Madrid y varios operarios lo cuelgan con grúas en la Puerta de los Leones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Puerta de los Leones del Palacio de las Cortes se abrirá el jueves 17 de noviembre para que entre por allí el rey Felipe VI para presidir la apertura solemne de la legislatura. Este acto requiere un protocolo especial que incluye la colocación de varias piezas de la Real Fábrica de Tapices: entre ellas, un enorme repostero en forma de toldo con un escudo de España.

Tapiz repostero en la proclamación de Felipe VI como rey. Tapiz repostero en la proclamación de Felipe VI como rey.

Se trata de un tapiz de color rojo, de 11 por 12 metros, que ya se pudo ver hace dos años: el 19 de junio de 2014, cuando don Felipe acudió a las Cortes Generales para ser proclamado nuevo rey de España.

La solemnidad de esta ceremonia, en la que el Jefe del Estado se dirige a todos los diputados y senadores en el inicio de la legislatura, incluye que el rey reciba honores militares en la Carrera de San Jerónimo, y que entre por la Puerta de los Leones, cuyas grandes hojas de color bronce se abren sólo en ocasiones muy señaladas.

El Congreso de los Diputados se engalanará para esta sesión solemne con ese enorme tapiz que custodia la Real Fábrica de Tapices, cercana a la Estacion de Atocha, en Madrid.

Lo colocan operarios y bomberos con grúas

Desde la Real Fábrica de Tapices explican a Monarquía Confidencial que el proceso de montaje del repostero con un antiguo escudo de España se realiza el mismo día, horas antes de que Felipe VI llegue a la Carrera de San Jerónimo.

El proceso es bastante complejo. A primerísima hora de la mañana, un grupo de entre seis y ocho operarios de la Real Fábrica de Tapices y los Bomberos de Madrid con grúas se encargan de colocar el tapiz repostero enganchado a unos anclajes en la fachada del Palacio de las Cortes.

El tapiz toma su forma de toldo con cuatro grandes barrotes de bronce, también custodiados por la Real Fábrica de Tapices, que sostienen y elevan la parte inferior de la tela. Este tapiz data de 1902, ya se utilizó en la jura de Alfonso XIII como rey cuando cumplió la mayoría de edad con 16 años.

Está realizado con la técnica de bordado de aplicación, cosiendo telas sobre la pieza de forma similar al ‘patchwork’. Para evitar que se embolsara el agua al colocarse como un toldo, y de esta forma se dañara el tejido, se le hicieron unos orificios para que cayera la lluvia.

Las fuentes consultadas por MC explican que además de este gran repostero, en el Palacio de las Cortes se colocarán otros tapices, reposteros con el escudo heráldico de España que se verán las ventanas del edificio.

Un repaso antes de enrollarlo

Una vez que pase la ceremonia de la apertura solemne de las Cortes Generales con el rey Felipe VI, ese mismo día se recogerá el tapiz y se guardará en la Real Fábrica de Tapices.

Tras cada uso, el repostero que se cuelga en el Congreso se limpia con aspiradoras, y los profesionales repasan la superficie para comprobar si se han producido descosidos, si las costuras han sufrido desperfectos... Para arreglarlo todo antes de guardar el tapiz.

Por último, este enorme repostero con más de un siglo se enrolla y se embala para conservarlo y guardarlo hasta la próxima vez que sea necesario exponerlo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·