Miércoles 22/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

El confidente de la corte

Las golondrinas del Palacio de la Zarzuela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A primeros de abril aparecen por el Palacio de la Zarzuela las golondrinas, que suelen anidar en la entrada a la zona privada donde residen los reyes Juan Carlos y Sofía.

Así lo cuenta en su blog el general de división en la reserva Rafael Dávila, que fue ayudante de campo del rey y dirigió la Guardia Real. “La entrada principal al domicilio y zona privada del Palacio de la Zarzuela, donde viven los reyes eméritos, tiene un zaguán donde todas las primaveras anidan unas golondrinas”, recuerda Dávila de sus años en Zarzuela al servicio de Juan Carlos I. “Debajo del nido un pequeño armarito servía para que los ayudantes de campo dejásemos allí nuestras gorras y así tenerlas siempre a mano al salir acompañando a los reyes”, comenta el general, que añade con humor que “la llegada de las simpáticas golondrinas y sus constantes bombardeos en las entradas y salidas al nido, obligaban a una prudencial retirada de las gorras militares a posiciones menos vulnerables”. También cuenta que la reina Sofía ordenaba siempre dejar abierto de noche el acristalamiento de la puerta de la residencia para que estos pájaros pudieran entrar y salir de sus nidos. “Más de un atardecer, casi anochecido, la Reina salía a comprobar que todo estaba en orden mientras con una sonrisa sensible y hermosa veía los últimos vuelos de la tarde de aquellas golondrinas palaciegas”, recuerda Dávila de su etapa en Zarzuela.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·