Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

El confidente de la corte

La angustia de Juan Carlos I con una faena de oreja a sus pies

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Roca Rey brindó este miércoles su primer toro a don Juan Carlos en la barrera de Preferente de la plaza de Las Ventas y marchó después a por “Beato” al tendido 5. Pero no tardó en regresar.

Volvió después del segundo muletazo a la Puerta de Chiqueros, encima de la que se sitúa el rey emérito durante esta Feria de San Isidro. La apertura por alto no pareció lo más idóneo para atar al toro. El diestro peruano lo intentó en los medios al natural. Pero también se le fue. El animal parecía indicarle los terrenos donde debía rematar la faena: en chiqueros. A escasos veinte metros del abono de Juan Carlos I. Allí Roca Rey si se pudo entregar al toreo al natural, jaleado por los olés del público. Pero el monarca en todo momento se mantuvo a la expectativa. No le quitaba el ojo al toro: amagó con saltar el burladero en dos ocasiones hacia el asiento que él ocupaba. “¡Ay, Juan Carlos”!, se escuchó ambas veces en los tendidos. Una estocada en buen sitio, y a los pies del rey, le permitió pasear una oreja de trofeo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·