Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

El confidente de la corte

Cien años del nacimiento del gran duque Vladimir de Rusia, refugiado en España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este año se cumple el centenario del nacimiento del gran duque Vladimir Khirilovich, Jefe de la Dinastía Romanov entre 1938 y 1992, que tuvo que refugiarse en España al estar perseguido por la dictadura comunista de la URSS.

El duque Vladimir de Rusia. El duque Vladimir de Rusia.

Tras la revolución rusa de 1917, el gran duque Khirill Vladimirovich, primo hermano del zar Nicolás II, se retiró a Finlandia con su esposa embarazada y sus hijas. El Gran Ducado de Finlandia aún era en agosto de 1917 parte del imperio de los zares pues el Gobierno Provisional no se atrevió a proclamar la abolición de la monarquía y la consiguiente república hasta el 14 de septiembre de 1917, tras el fracaso de la intentona del general Kornilov. El 18 de septiembre de 1917, en el Bautismo, se dio al recién nacido el nombre de su abuelo paterno, Vladinir, que también era el nombre del duque de Kiev que introdujo el cristianismo en Rusia. Vladimir Kirilovich vino al mundo en el Imperio de sus antepasados y vigente aún la monarquía de la que estaba llamado a ser titular. La situación aconsejó una mudanza en mayo de 1920.

Tras pasar a Zurich, la familia se mudó a Coburgo, donde conservaba propiedades de su abuelo materno. Khirill se traslada provisionalmente a Francia, volviendo a Coburgo en 1924, año en el que, abandonadas las esperanzas de supervivencia de Nicolás II, de su hijo Alexis y del duque Miguel, a quien hubiera correspondido la Corona rusa, se proclama Emperador en el exilio. En 1938, al fallecimiento de Khirill, su hijo Vladimir, apenas rebasados los veinte años, se convirtió en Jefe de la Dinastía. En 1942, se negó a firmar un manifiesto pidiendo a los rusos emigrados que apoyaran a los nazis contra la Unión Soviética, siendo internado en un campo de concentración en Compiègne hasta 1944. Al hundimiento del III Reich, Vladimir pudo instalarse en Austria, y, para evitar caer en poder de los soviéticos, trató de salir del país, pero ni Suiza ni Liechtenstein le expidieron visado. Finalmente, una de sus tías, la Infanta Beatriz de Coburgo, domiciliada en España, le consiguió un visado español, por lo que pudo trasladarse junto a ella, a Sanlúcar de Barrameda.  

El 13 de agosto de 1948 contrajo matrimonio con la Princesa Leonida Georgievna Bagratión Mijranski, de la antigua Dinastía del reino de Georgia. Compartió residencia entre Francia y España, donde fue tratado como representante de la Dinastía rusa por los Reyes de España, asistiendo a actos tan importantes como el bautismo del actual rey Felipe VI en 1968, el funeral de Victoria Eugenia en 1969 y la Misa de Espíritu Santo que marcó el inicio del reinado de Juan Carlos I en 1975. Fue testigo de la caída del régimen soviético y presidió, invitado por las autoridades locales, en noviembre de 1991, los actos que solemnizaron la recuperación del nombre de la ciudad de San Petersburgo (Leningrado durante la dictadura). Allí pudo conocer los palacios de sus antepasados y rendirles homenaje en sus sepulturas, pero falleció poco después de un ataque cardiaco en Miami el 21 de abril de 1992, en el transcurso de un encuentro con medios empresariales estadounidenses a los que invitaba a invertir en su patria recién liberada del comunismo. Fue enterrado en el Panteón de San Pedro y San Pablo, donde años después se le unió su viuda, fallecida en Madrid en 2010.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·