Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Dinamarca

El destino estaba fijado antes de que ocurriera la catástrofe

La familia real de Dinamarca pasa sus vacaciones en la isla griega devastada por un terremoto

El príncipe Federico, la princesa Mary y sus hijos disfrutan del sol y la playa en Kos, el lugar en el que, días atrás, un seísmo de magnitud 6,6 dejó dos muertos y 90 heridos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Federico de Dinamarca, su esposa la princesa Mary y sus cuatro hijos están pasando sus vacaciones en la isla de Kos, en Grecia, lugar en el que, hace unos días, fue devastada por un terremoto de magnitud que 6,6 dejó dos muertos y 90 heridos.

Los príncipes Mary y Federico de Dinamarca. Los príncipes Mary y Federico de Dinamarca.

El terremoto no trastocó los planes de la familia real danesa, que ya tenía previsto pasar sus vacaciones en la paradisíaca isla griega antes de que sucediera la catástrofe. Y tanto el príncipe heredero al trono danés como su esposa e hijos están ya en el lugar.

La isla de Kos se recupera de las devastadoras consecuencias del seísmo, que acabó con la vida de dos turistas y dejó un total de 90 heridos. Además, provocó un sinfín de daños materiales, con edificios completamente destruidos.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado viernes y el epicentro del seísmo se registró en la provincia de Mugla, situada en el litoral turco del mar Egeo. El temblor, de una magnitud de 6,6 desató al menos 200 réplicas en Kos, y 15 de ellas fueron de una magnitud superior a 4.

La zona se encuentra en medio de dos placas tectónicas y presenta un alto riesgo de terremotos, como el que sacudió en junio la isla de Lesbos, situada a 400 kilómetros al norte. No obstante, se trata de un lugar muy turístico, con una gran afluencia en verano de ciudadanos británicos.

Las dos víctimas mortales que dejó el terremoto fueron un sueco de 27 años y un turco de 39, a los que se les cayó encima el techo del bar en el que se encontraban, situado en la parte vieja de la ciudad de Kos, cuando ocurrió la catástrofe.

Pocos días después, la familia real danesa llega a la isla, que vuelve poco a poco a la normalidad. El príncipe Federico, la princesa Mary, y sus cuatro hijos, Cristian, Isabel, Vicente y Josefina, tratarán de disfrutar de sus vacaciones y olvidar los trágicos hechos acontecidos en el lugar solo unos días atrás.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·