Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Dinamarca

Desde septiembre de 2017 sufría demencia

Muere Enrique de Dinamarca, marido de la reina Margarita II

Ha fallecido a los 83 años en el palacio de Fredensborg por una infección pulmonar que empeoró su delicado estado de salud

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe que nunca pudo ser rey murió la noche del 13 de febrero junto a su mujer Margarita II y sus hijos. En septiembre le diagnosticaron demencia y tuvo que retirarse de la vida pública. Pero su estado empeoró estas últimas semanas debido a un tumor benigno que le encontraron en el pulmón. Su hijo, el príncipe heredero Federico, volvió de Corea del Sur para estar con su padre en sus últimos días. 

Margarita de Dinamarca y su esposo el príncipe Henrik, en una imagen de archivo. Margarita de Dinamarca y su esposo el príncipe Henrik, en una imagen de archivo.

Enrique de Dinamarca ha muerto a los 83 años en el palacio de Fredensborg, su residencia a donde fue traladado dese el hospital Rigshospitalet la noche del 13 de febrero. El príncipe sufría demencia desde hace ya varios meses y fue cuando se tuvo que alejar de la vida pública. Estas últimas semanas, su estado empeoró debido a una infección pulmonar que le encontraron y a sus continuas dificultades vasculares. 

En este sentido, el príncipe heredero, Federico de Dinamarca, debido al grave empeoramiento de la salud de su padre, suspendió la semana pasada su estancia en Corea del Sur, adonde había viajado para asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno.

La Casa Real había desvelado con anterioridad que el motivo del ingreso del príncipe consorte en el Hospital del Reino de Copenhague  fue un tumor en el pulmón izquierdo, que resultó ser benigno. Aun así le dijeron que cuando terminase el tratamiento, sería dado de alta.

A Enrique le detectaron el pasado septiembre demencia senil, un diagnóstico que fue hecho público después de originar una polémica por los ataques que lanzó contra su esposa en medios daneses.

Enrique, de origen francés, declaró en su día que no quería ser enterrado con Margarita porque se había ignorado su deseo de ser rey consorte, una vieja reivindicación suya. Además, en una posterior entrevista señaló que la reina lo tomaba "por tonto" y no lo respetaba.

Y es que su relación con la reina de Dinamarca ha estado marcada por las numerosas crisis sentimentales que han sufrido, provocadas en buena medida por la ambición de Enrique de convertirse en rey. Por desgracia para él, no pudo conseguir su objetivo, lo que le llevó a enfrentarse a su esposa en los medios daneses: "Hoy, a la mujer de un rey se le da el título de reina, pero el marido de una reina no se le convierte en rey al casarse", se quejó en 2005 después de ser nombrado príncipe consorte.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·