Jueves 19/10/2017. Actualizado 18:50h

·Publicidad·

Bélgica

Las decisiones más polémicas adoptadas por el soberano Felipe de Bélgica durante su reinado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que el soberano Felipe fue proclamado rey de los belgas en junio de 2013, su reinado no ha estado exento de polémica. El hijo de Alberto II ha tomado dos decisiones trascendentales durante su etapa al frente de la jefatura de Estado que han provocado el debate mediático.


Felipe de Bélgica. Felipe de Bélgica.

La primera de estas medidas adoptadas por el rey Felipe se produjo en marzo, tan sólo unos meses después de su ascenso al trono, el 21 de junio, sucediendo a su padre Alberto en el cargo, que abdicó por motivos de salud.

Ley de eutanasia infantil

El soberano belga firmó la ley de eutanasia infantil convirtiendo a Bélgica en el primer país que implanta una normativa de estas características.

La firma de esta ley, que autoriza sin límite de edad poner fin a la vida de un menor, era un acto puramente simbólico, aunque indispensable para el funcionamiento y entrada en vigor de la norma.

De este modo, el rey Felipe de Bélgica tomó una decisión completamente alejada de la postura adoptada hace años por su mentor, el soberano Balduino, con una ley también muy polémica. El esposo fallecido de la reina Fabiola se negó a firmar la ley del aborto y, como consecuencia, se llevó a cabo la interrupción temporal de sus poderes.

Despido del asesor del rey Alberto

La segunda decisión que ha marcado la etapa de Felipe de Brabante en el trono se produjo hace unos días.

En un golpe por reafirmar su autoridad como jefe de Estado, el soberano belga despidió al jefe de la oficina de su padre.

El motivo por el que Felipe decidió prescindir de los servicios de Vincent Pardoen, uno de los más fieles trabajadores al servicio de la familia real de Bélgica y que ya había asesorado previamente al monarca Balduino, es la filtración a los medios de comunicación de una misiva escrita por la reina Paola tras el ingreso en el hospital del príncipe Lorenzo, hermano de Felipe.

En esta carta, Paola se defendía de las críticas emitidas por la prensa belga hacia ella y su esposo Alberto respecto a la tardía visita que ambos realizaron a su hijo cuando permanecía hospitalizado como consecuencia de una neumonía.

La reina, además, menciona en la misiva el estado vulnerable de Lorenzo, protagonista desde hace años de unos rumores que apuntan a una posible depresión por la que el príncipe podría estar atravesando.

La decisión de filtrar esta carta a los medios de comunicación se tomó sin la aprobación del soberano Felipe, desconocedor de este hecho hasta que la misiva se hizo pública. Por este motivo, el rey de los belgas despidió a Pardoen, y nombró como nuevo asesor de Alberto al capitán de fragata Peter Degraer.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·