Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Hubo varios guiños a España en la ceremonia

Las lágrimas de Matilde de Bélgica al escuchar la Salve Rociera en el funeral de Fabiola

Don Juan Carlos tarareó la canción desde su asiento. Una sobrina de la fallecida leyó en castellano durante la misa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ayer se celebró en la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas el funeral de Fabiola de Bélgica. La ceremonia brilló por su sencillez y emotividad, y estuvo plagada de anécdotas que recordaron el origen español de la reina de los belgas.  

Felipe y Matilde de Bélgica, en el funeral de la reina Fabiola. Felipe y Matilde de Bélgica, en el funeral de la reina Fabiola.

A la ceremonia asistieron varios sobrinos españoles de Fabiola. Una de ellas se encargó de leer durante la misa la súplica en castellano.

Pero el momento más llamativo de la ceremonia llegó en la parte final. Un coro acompañado por una sobrina de Fabiola, Blanca Escrivá de Romaní -que previamente había leído el pasaje de despedida-, interpretó la Salve Rociera en un guiño a España, tierra que vio nacer a la que fuera reina de los belgas durante más de tres décadas.

Esta interpretación terminó de emocionar a los invitados al funeral por completo. El rey Juan Carlos tarareó la canción desde su asiento, y la reina Matilde de Bélgica no pudo contener las lágrimas al escuchar este sencillo homenaje a Fabiola.

Los intérpretes que entonaron la Salve Rociera son el Coro Rociero Vilvoorde, compuesto por expatriados españoles.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·