Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Felipe de Brabante es proclamado rey de los belgas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Felipe de Brabante se ha convertido, esta mañana, en rey de los belgas. La ceremonia de entronización del nuevo soberano, en la que ha primado la austeridad, ha coincidido con la celebración de la Fiesta Nacional de Bélgica y el tributo a las dos décadas de reinado de su padre, Alberto II.

El que fuera rey de los belgas durante los últimos veinte años ha firmado, a primera hora de la mañana en el Palacio Real de Bruselas, el acta de abdicación en presencia de su hijo Felipe, sucesor al trono, y el resto de miembros de la familia real.

Durante su discurso posterior a la firma del acta de renuncia, Alberto II ha dedicado unas emotivas palabras de agradecimiento a la reina Paola, su esposa, quien ha permanecido a su lado durante toda su etapa al frente de la jefatura de estado de Bélgica.

Tras finalizar la ceremonia de abdicación de Alberto, Felipe I ha jurado su cargo como rey de los belgas ante las dos cámaras del Parlamento, en el palacio de la Nación, convirtiéndose oficialmente en el nuevo monarca.

Con la culminación del acto de investidura del actual soberano, comienza una etapa en la monarquía belga en la que, por primera vez en la historia, tres mujeres ostentarán al mismo tiempo el tratamiento de reina: a las reinas Fabiola, viuda del rey Balduino, y Paola, consorte de Alberto, se une Matilde, esposa del monarca y nueva reina de Bélgica.

La proclamación del actual rey de los belgas ha generado una intensa expectación entre los ciudadanos del país, quienes se han agolpado, durante toda la mañana, en las inmediaciones del palacio donde Felipe ha sido proclamado monarca para manifestar su apoyo a los nuevos soberanos.

Un discurso cargado de emotividad y exento de timidez

Al rey Felipe siempre se le ha achacado una notable timidez en sus apariciones oficiales, sin embargo, en esta ocasión el monarca belga ha derrochado seguridad durante la celebración de la ceremonia de entronización.

Del mismo modo que en las palabras de despedida anteriormente mencionadas por su padre, Alberto II, Felipe de Bélgica no ha querido desaprovechar la oportunidad, durante su primer discurso como soberano, para mencionar a sus familiares más allegados.

El monarca ha hecho referencia a sus padres, los reyes Alberto y Paola, quienes se han convertido en un ejemplo a imitar por los nuevos soberanos del país.

Sus cuatro hijos, fruto de su matrimonio con la reina Matilde, y su propia esposa, también han ocupado un espacio considerable en el discurso del rey.

Felipe ha destacado de Matilde su humanidad y el respaldo incondicional que la nueva reina de Bélgica le ha demostrado siempre, haciendo gala de la complicidad y cercanía que existe entre ambos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·