Lunes 20/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Se cumple el aniversario de su reinado

Felipe de Bélgica apeló a la “confianza” en su primer discurso como rey en la Fiesta Nacional

El conflicto entre flamencos y valones y la amenaza de una nueva crisis política son algunos de los desafíos a los que se enfrenta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey de los belgas, Felipe de Brabante, ha cumplido su primer año al frente de la jefatura de Estado. Desde su proclamación en julio de 2013, el monarca ha tenido que hacer frente a numerosas adversidades, como ha dejado patente en su primer discurso como soberano en la Fiesta Nacional de Bélgica.


El rey Felipe de Bélgica. El rey Felipe de Bélgica.

Felipe de Brabante apeló en su intervención pronunciada el 21 de julio a la “confianza” para poder superar los desafíos del “mundo complejo y cambiante” en el que vivimos.

Y es que el soberano, que citó hasta en nueve ocasiones esta palabra durante su discurso, se ha enfrentado a un año cargado de contratiempos en el que ha tenido que adoptar decisiones trascendentales en su cargo como rey.

El breve reinado de Felipe de Bélgica no ha sido fácil hasta el momento por problemas como el conflicto que asola a la nación desde hace décadas entre las regiones de Flandes y Valonia, y el temor de que se repita la crisis política que vivió el país durante 18 meses entre 2010 y 2011.

Por estos motivos, el soberano belga también mencionó durante su intervención que es necesario que haya, además de confianza, cooperación para “crear valor económico, social y sobre todo humano”, aludiendo indirectamente a la unidad de la nación como requisito indispensable para la evolución del país.

No ha sido el único revés al que ha tenido que hacer frente el rey Felipe en su primer año al frente de la jefatura de Estado belga.

La decisión de firmar la ley de eutanasia infantil convirtiendo a Bélgica en el primer país que implanta una normativa de estas características reavivó la polémica suscitada previamente sobre si estaba capacitado para sustituir a Alberto II en el trono.

El despido del jefe de la oficina de su padre, Vicent Pardoen, por permitir que la reina Paola difundiese una misiva a los medios de comunicación defendiéndose de algunas críticas tampoco escapó a la polémica desatada posteriormente en la que se juzgó duramente a Felipe por despedir a un veterano trabajador de la institución.

A pesar de todos estos antecedentes, Felipe de Bélgica ha pasado la prueba en su primer año de reinado según los sondeos realizados a los ciudadanos belgas. Su entrevista televisada recientemente acrecentó aún más su popularidad, y la imagen de la pareja formada por el soberano y su esposa Matilde se ha consolidado tras un año en el trono.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·