Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

La sucesión legítima de los Estuardo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ante la sorpresa manifestada por algunos lectores de "Monarquía Confidencial" en relación con los derechos que asisten a S.A.R. la infanta doña Alicia para reclamar las coronas de Inglaterra y Escocia pasamos a resumir lo dicho al respecto por José Luis Sanpedro Escolar en su libro Dinastías de Traición, recientemente publicado por "La Esfera de los Libros". Es lógico que a personas que desconocen ciertos entresijos de las viejas dinastías se les escape las sutilezas anejas a estos asuntos.

Algunos monárquicos escoceses consideran usurpadores a los Orange y a los posteriores monarcas del Reino Unido hasta la actual soberana, Isabel II, y creen que su legítimo monarca es el heredero de Jacobo II, cuyo último descendiente en línea legítima de varón,  Enrique, duque de York, murió sin descendencia en 1807.

Sus derechos pasaron a la línea de Víctor Manuel I de Cerdeña, tataranieto de Enriqueta de Orleáns, hija, a su vez, del decapitado Carlos I de Inglaterra. La hija mayor de Víctor Manuel, Beatriz, casó con Francisco IV de Módena, su tío por ser hermano de su madre, parentesco inaceptable para la iglesia de Inglaterra, según el "Book of Common Prayer" de 1662, por lo que algunos consideran inválido este matrimonio, pero la mayoría lo acepta por haberse contraído válidamente en Turín, es decir, en un lugar donde no regía esa prohibición, por lo que sus descendientes, los Wittelsbach suman a sus derechos bávaros los de la Corona británica. Si consideramos el matrimonio Módena contrario a la norma inglesa, la línea de esta pretensión va de Beatriz a su hermana María Teresa (1803-1879), la cual casó con Carlos II de Parma, por lo que transmitiría sus derechos a su nieto Roberto I de Parma (1848-1907); sus hijos, Enrique (1873-1939), José (1875-1950) y Elías (1880-1959); el hijo de éste, Roberto II (1909-1974), y sus hermanas, Isabel (1904-1983), Francisca (1906-1994) y, por último, a la infanta doña Alicia, cuarta hija del duque Elías I de Parma y de la archiduquesa María Ana de Austria, nacida en 1917 en Viena, donde contrajo matrimonio, en 1936, con el infante don Alfonso de Borbón y Borbón (1901-1964), hijo de la Princesa de Asturias, doña María de las Mercedes, y de don Carlos de Borbón Dos Sicilias.

Doña Alica usó el título de duquesa de Calabria desde que en 1960 su marido asumiera la jefatura de la Casa Real de las Dos Sicilias, y está condecorada con la Gran Cruz de la Orden Constantiniana de San Jorge, de la que fueron soberanos su esposo y, posteriormente, su hijo, pero hay argumentos, como se ve, para defender que podría haber sido Su Graciosa Majestad Británica Alicia I, Por la Gracia de Dios, Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de Sus Otros Reinos y Territorios Reina, Cabeza de la Commonwealth, Defensora de la Fe, Soberana de la Orden de la Jarretera, ello sin tener en cuenta, claro está, que antes de ser decapitada, María Estuardo, Reina de los escoceses, designó como su legítimo sucesor al rey Felipe II, ya que su propio hijo había sido educado en la fe protestante, por lo que, según este acto de disposición de la Soberana católica, el actual representante de sus derechos sería el nieto primogénito de Alfonso XIII, S.A.R. el duque de Anjou, el príncipe Luis Alfonso de Borbón, actual Jefe de la casa Cristianísima de Francia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·