Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Sobre la salud del rey, las cosas claras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Majestad, un rey no puede verse así, a menos que vuelva de las cruzadas”. Fue el comentario que don Juan Carlos escuchó a Sabino Fernández Campo cuando le recibió a pie de pista en el aeropuerto de Barajas, al que el monarca había llegado en camilla, trasladado por un avión-ambulancia.

Era el mes de enero de 1983, y el rey había sufrido un grave accidente de esquí en la estación suiza de Gstaad.

Un segundo episodio se registró en diciembre de 2001, en Baqueira Beret, cuando un esquiador inexperto le derribó involuntariamente. Don Juan Carlos fue operado en el hospital Puerta de Hierro de una lesión precisamente en la rodilla derecha 

Éste, y otros altercados menores, junto con la intensa práctica del esquí durante muchos años, están detrás del anuncio que acaba de hacer La Zarzuela, notificando que don Juan Carlos va a someterse a una nueva intervención quirúrgica. La nota íntegra dice:

“Como consecuencia de antiguas lesiones producidas en prácticas deportivas, Su Majestad el Rey padece dolores articulares en su rodilla derecha que dificultan su actividad física habitual.

Para resolver esta situación, Su Majestad el Rey será sometido a una intervención de artroplastia en su rodilla derecha, durante la primera quincena del mes de junio.

Hasta el momento de dicha intervención, que se anunciará oportunamente, Su Majestad el Rey mantiene todos los actos previstos en su agenda”.

Las cuestiones de salud que afectan al Jefe del Estado deben manejarse con la máxima claridad. Y esta vez la Casa del Rey ha apostado por ello, en contraste con el anterior episodio grave que padeció don Juan Carlos: la operación de pulmón en Barcelona, de la que se informó tarde, cuando ya estaba siendo intervenido.

Faltan sin embargo algunos detalles más, que parecen imprescindibles. Como, por ejemplo, que la artroplastia es una intervención que no requiere anestesia general, y que la estancia hospitalaria suele ser breve, mientras que, por el contrario, la rehabilitación es larga. Lo cual, evidentemente, afectará a la actividad oficial del monarca.

Insisto. La salud de don Juan Carlos es asunto de interés general. Que debe ser manejado con total claridad y desde el principio. No puede volver a ocurrir que los españoles se enteren de sopetón de que el rey está siendo intervenido de un nódulo de pulmón, como ocurrió en mayo pasado.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·