Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Ética y estética

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reciente operación de S.A.R la Princesa de Asturias ha puesto una vez más de manifiesto lo lejos que la sociedad española está de una asimilación normal de ciertos sucedidos.

La reciente operación de S.A.R la Princesa de Asturias ha puesto una vez más de manifiesto lo lejos que la sociedad española está de una asimilación normal de ciertos sucedidos.

Operan a doña Letizia, la Casa Real informa en un comunicado de dicha intervención e inmediatamente comienzan las especulaciones en la calle, en los mentideros y en ciertos medios de comunicación.

Han reparado a la Princesa el tabique nasal cuya desviación no le permitía respirar con normalidad. Pues muy bien

Le han retocado el perfil de la nariz: y ¿qué?

Han aprovechado para suavizarle el mentón: ¿a quién le importa?

Ninguna de las intervenciones tiene la menor trascendencia para su situación en la Casa Real ni en la vida del país. Nada de lo ocurrido, fuera de la propia noticia limpia y escueta de la operación, tiene el menor interés informativo. Han operado a la Princesa de Asturias, todo ha salido bien, continúa con su agenda oficial y se acabó. No hay nada más que decir ni nada más que averiguar para interés del común de los españoles.

El nombre del doctor que ha realizado la operación, la clínica dónde se ha efectuado o el tipo de anestesia utilizada, ¿de verdad interesan a alguien? Esos datos, ¿son relevantes para la marcha de la nación? La respuesta es no.

Entonces ¿qué ocurre? Pues que la ética no anda muy acorde con la estética. Que se convierte en primicia informativa publicar si la operación se hizo en Ginebra, en el Rúber Internacional o en un hospital de la Seguridad Social, y que alguien llama a eso ‘periodismo de investigación’.

El presidente de las Cortes José Bono también ‘es noticia’ porque al parecer se ha hecho un trasplante capilar. ¿Influirá eso en la marcha del poder legislativo? ¿serán más justas las leyes que salgan de la Carrera de San Jerónimo?

Pobre concepto de la actualidad, de lo que es noticia, del periodismo de investigación y de la ética profesional.