Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Duque, ¿consorte?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El  ‘cese temporal de la convivencia conyugal’ de los Duques de Lugo parece que toca a su fin y que, de una u otra forma, la ruptura adquirirá pronto caracteres jurídicos de más gravedad que la temporalidad anterior.

El  ‘cese temporal de la convivencia conyugal’ de los Duques de Lugo parece que toca a su fin y que, de una u otra forma, la ruptura adquirirá pronto caracteres jurídicos de más gravedad que la temporalidad anterior.

Dentro de lo lamentable de la situación –cualquier ruptura matrimonial lo es-, no deja de ser positivo que se clarifique una fórmula que tenía una excesiva carga de provisionalidad y que estaba dando lugar a todo tipo de especulaciones.

Las revistas especialidades no dejan pasar ocasión para publicar informaciones y fotografías tanto de la Infanta Elena como de don Jaime de Marichalar. Incluso los hijos del matrimonio protagonizan algunas de esas noticias gráficas. Las especulaciones ante tales imágenes no se hacen esperar, y si un día es la Infanta acompañada de un amigo, otro será Jaime de Marichalar saliendo de un restaurante o recogiendo a sus hijos del colegio.

Ni para la Infanta, ni para el duque, ni para los hijos la situación es buena y por eso la Casa Real debería articular cuanto antes una solución lo más transparente posible.

Aun sin tener en cuenta el lugar que Doña Elena ocupa en la línea sucesoria a la Corona, su estatus no permite prolongar por más tiempo una situación anómala.

Las fotos de la Familia Real sin la presencia del Duque de Lugo se han hecho corrientes y los rumores que suscitaron las primeras que aparecieron se han apagado. Ahora los comentarios son otros y casi todos se refieren a la vida del Duque en el momento en que lo que vaya a ocurrir tenga carácter legal.

¿Le retirará S.M el Rey el derecho al título de Duque de Lugo? Parece lo lógico. ¿Dejará de tener las prerrogativas inherentes a ser el consorte de una Infanta de España? Sería lo normal.

Pero en esta feria de rumores se habla de la situación laboral de Jaime de Marichalar y de su cese en algunas de las empresas en las que prestaba sus servicios o de cuyos consejos de administración formaba parte.

Esto último ya no parece tan lógico, a no ser que, como pensará algún alma caritativa, ostentara esos puestos también como ‘consorte’.

Sea como fuere, es bueno para todos que la situación se clarifique -si no con carácter urgente- sí con una cierta rapidez.