Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Suecia

Recuperada de su operación de cadera, la princesa Lilian de Suecia, celebró el pasado sábado su 93 cumpleaños

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es el miembro más anciano de la Familia Real de Suecia. Su vida puede ser calificada de cuento de hadas. Perteneciente a una modesta familia galesa, casó con el príncipe Bertil de Suecia después de esperar 30 años a que su matrimonio desigual fuera autorizado por el Rey. El pasado sábado, y ya recuperada de su operación de cadera, la duquesa de Halland celebró su 93 cumpleaños.

En Swansea, Gales, nació el 30 de agosto de 1915 Lillian May Davies, hija de William y Gladys Mary Davies, nacida Curran. Su padre fue soldado en el Batallón Swansea del Regimiento Galés durante la Primera Guerra Mundial. Su nombre de pila se escribía con dos “ll” pero suprimió una al convertirse en modelo a finales de la Segunda Guerra Mundial. Cuando tenía 24 años estuvo casada con el actor escocés Ivan Craig, nacido en 1912 y fallecido en 1995, del que se divorció tras un año de matrimonio. Durante aquella segunda contienda trabajó en una fábrica que hacía radios para la Royal Navy y en el East Grinstead Hospital de Londres, atendiendo a soldados heridos.

En 1943 conoció en Londres al príncipe Bertil de Suecia -entonces agregado naval en la embajada sueca en Londres- durante un cocktail que celebraba su 28 cumpleaños. Poco después se convirtieron en novios. Parecía que Bertil se convertiría un día en Regente. Su hermano mayor Gustavo Adolfo murió en 1947 dejando un hijo de menos de un año. El resto de herederos había renunciado a sus derechos sucesorios en virtud de sus matrimonios no convenientes. Por ello, Bertil decidió no contraer matrimonio con Lilian, considerada una novia inadecuada para un príncipe, ya que eso le habría privado de sus derechos a la Corona. Por eso, la pareja decidió simplemente vivir juntos, de modo discreto, durante más de 30 años. Debieron pasar momentos muy dolorosos por ello. Sin embargo, Bertil no se convirtió en Regente ya que su padre el rey Gustavo VI Adolfo vivió lo suficiente para ver a su nieto Carlos Gustavo alcanzar la mayoría de edad.

Cuando Carlos XVI Gustavo ascendió al trono, y teniendo en cuenta que él mismo no había contraído matrimonio con una princesa, aprobó el matrimonio de Bertil y Lilian, que tuvo lugar el 7 de diciembre de 1976 en la capilla del Palacio de Drottningholm, en presencia de los Reyes. Durante su luna de miel realizaron un safari en Kenya.

Bertil falleció el 5 de enero de 1997 en su casa, al lado de su esposa. Desde entonces, ésta ha representado a la Familia Real en muchas ocasiones. Su Casa es dirigida por Elisabeth Palmstierna que maneja su agenda pública y privada: cenas oficiales, apertura del Parlamento, entregas de galardones, fiestas del Nobel o del Día Nacional Sueco, apoyo a la niñez y la juventud... Su Casa contesta todas las cartas y llamadas. Es protectora de numerosas organizaciones y miembro honorario de diversos clubes y sociedades que desarrollan su actividad en los ámbitos de interés del príncipe Bertil. Éste era gran aficionado a los coches y a varios deportes, especialmente el tenis, y era miembro de la famosa sociedad de gastrónomos La Chaine des Rotisseurs. En 2000 se publicó una biografía de la vida de Lilian con el príncipe Bertil, con quien no tuvo hijos.

Actualmente la princesa es el miembro más anciano de la Familia Real Sueca y vive en su apartamento, después de haber sufrido a principios de agosto una fractura de cadera. No ha sido el último revés que ha recibido su salud en los últimos tiempos. Hace siete meses tuvo que pasar una noche en el hospital a causa de una intoxicación alimentaria. Su avanzada edad le empieza ya a pasar factura. Hace dos años se quejó por haber sido apartada del banquete de los Premios Nobel debido a sus muchos años. Dijo que llamaría a la Reina y averiguaría la razón ya que ella, decía, se encontraba perfectamente.

Sin embargo, goza de una maravillosa reputación en su país de adopción y su vida puede ser calificada como de novela o de cuento de hadas, según se mire. Sus padres se casaron en el Registro Civil de Swansea en 1915. Y ella creció en una pequeña casa adosada en Garden Street, ahora un paso subterráneo que lleva al mayor centro comercial de la ciudad, The Quadrant. Era una típica chica galesa, con comunes apellidos galeses como Davies y Williams, que trabajó en una fábrica y que salió de ese ambiente cuando fue reclutada por un agente de modas como modelo. De ahí a ser la esposa de un príncipe real el camino no fue nada fácil paro fue coronado por la felicidad conyugal y el respeto de sus conciudadanos.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses