Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El vestuario elegido para el príncipe Jorge en su visita a Nueva Zelanda se agota

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primogénito de los duques de Cambridge continúa acaparando toda la atención en Nueva Zelanda. Si la ropa que luce la princesa Catalina en sus apariciones públicas se convierte en un éxito de ventas, el vestuario escogido para el pequeño Jorge durante su viaje a Oceanía también ha provocado este efecto.


El príncipe Jorge en Nueva Zelanda. El príncipe Jorge en Nueva Zelanda.

El biznieto de la reina Isabel se ha convertido en un modelo a imitar en cuestión de horas. Desde su primera aparición pública a su llegada al aeropuerto de Wellington, en Nueva Zelanda, su ropa ha sido analizada en numerosas publicaciones internacionales, que han visto en el pequeño Jorge un referente de moda como ya lo es desde hace tiempo su madre, la duquesa de Cambridge.

El primer artículo que el primogénito de los príncipes Guillermo y Catalina transformó en un éxito de ventas fue una pequeña mochila con forma de canguro con la que cargó su padre en Australia, minutos antes de subir a bordo de un avión que transportó a la familia a Nueva Zelanda.

Este accesorio, que cuesta menos de quince dólares, se agotó en cuestión de horas tras la difusión de la fotografía. La fundación Australia Koala, creadora de este complemento, ha tenido que reponer el artículo en varias ocasiones ante la demanda de clientes que quieren esta mochila para sus hijos.

La ropa llevada hasta el momento por el príncipe Jorge en sus apariciones públicas en Nueva Zelanda ha cosechado el mismo éxito que la mochila-canguro.

De hecho, uno de los últimos conjuntos que ha lucido el primogénito de los duques, un peto de color azul marino con un dibujo en la parte frontal de un barco de vela, se ha agotado después de que Jorge lo luciese durante el viaje.

En el caso de este artículo, llama curiosamente la atención su agotamiento de existencias teniendo en cuenta el elevado coste de la prenda: alrededor de 93 euros. La firma que lo comercializa es Rachel Riley, una marca de lujo británica para niños.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·