Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El príncipe Guillermo refuerza su papel en la vida pública inglesa que ya habla de el como heredero de Isabel II

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

 

El príncipe Guillermo de Inglaterra, segundo en la línea de sucesión al trono, cumplió el pasado sábado 26 años. Lo celebró en la intimidad. Ayer domingo, los tabloides ingleses destacaban el nuevo papel e imagen que el Príncipe ha desplegado en el último año; algo que, evidentemente, no es una casualidad. Y también hay quien se pregunta por una solución hereditaria a Isabel II que podría no pasar por el Príncipe de Gales.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Guillermo, hijo del príncipe Carlos (heredero a la Corona) y la difunta princesa Diana de Gales, ha reforzado su papel en la vida pública inglesa durante el último año: es un hecho. El príncipe no sólo ha cumplido con numerosos compromisos oficiales, sino que ha continuado su carrera militar como parte de su preparación para ejercer de Rey en el futuro.

Tras graduarse el pasado abril como piloto de la Fuerza Aérea Británica, Guillermo se halla ahora inmerso en un curso en la Armada del Reino Unido, de ahí que la semana pasada estuviera un día dentro de un submarino nuclear durante unas maniobras militares.

En los últimos doce meses, el príncipe también ha estado muy ocupado tratando de reconciliarse con su novia, Kate Middleton, de 26 años, tras su ruptura temporal del año pasado. La joven acudió en abril a la graduación de Guillermo como piloto, en su primer acto oficial en más de dos años, lo que dio a entender que la pareja ha consolidado la relación. Asimismo, Kate estuvo presente el pasado lunes en la ceremonia de investidura del príncipe como miembro de la Muy Noble Orden de la Jarretera, la orden de caballería británica más distinguida y antigua. Guillermo y Kate pasan ahora mucho tiempo juntos y la prensa británica no deja de especular con una posible boda en un futuro cercano.

La boda, según los tabloides y dominicales ingleses sería el punto de partida de una solución hereditaria que no pasara por su padre, el Príncipe de Gales, cuestión sobre la que ya se especuló mucho, pero que ahora vuelve a plantearse cunado Isabel II acaba de celebrar su 82º cumpleaños. Sería -dicen los periódicos- una manera de devolver la popularidad a una institución que, durante el reinado de Isabel II se ha visto zarandeada más de los previsto por escándalos y desgracias. Un pasar la página a la etapa de Carlos, al que muchos atribuyen el origen de todos los males, y recoger la popularidad de su madre, la princesa Diana y su abuela, la Reina.

El silencio de Buckingham a la 'jubilación' de la Reina, que ha multiplicado su actividad social y oficial en los últimos meses, no dejaría de ser una confirmación a las tesis de Guillermo como heredero.