Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Los líos familiares de Ana de Inglaterra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras que su familia apenas se recupera del alcance mediático que tuvo el comportamiento de su flamante yerno, el rugbier Mike Tindall, durante los festejos posteriores a un partido en el que ganó su equipo, está también la posición de su marido, sir Timothy Laurence. Un nuevo libro sobre la vida de la princesa Ana de Inglaterra, Princesa Real, hace afirmaciones muy despectivas acerca del trato que Laurence recibe de parte de los demás miembros de la familia Real británica.

En particular, el autor se centra en la afirmación de que Timothy, quien comenzó su romance con la princesa Ana mientras se desempeñaba como un escudero en el Palacio de Buckingham (a finales de los años ochenta), todavía no es completamente aceptado por los hijos que la princesa tuvo con su primer marido, Mark Philips.

"Peter y Zara adoran a su padre, pero su relación con su padrastro no es del todo cordial y se mantiene principalmente para no disgustar a su madre", afirma Brian Hoey en su nuevo libro, «No delante de los corgis».

Hoey, escritor y periodista radial especializado en temas de la realeza durante las últimas cuatro décadas (incuso fue el primero que entrevistó en televisión a la princesa Ana) afirma que el almirante Laurence tampoco es tenido en alta estima por parte del personal del Palacio de Buckingham.

"Es considerado como un hombre con ideas previamente formadas y con actitudes que no se encuentran entre los nacidos en la realeza", escribe.

La impresión de Hoey, después de hablar con varios ayudantes real, es que Timothy -antiguo oficial favorito de la reina Isabel II- se convirtió en un hombre pomposo y sucumbió a lo que el personal del palacio llamada "la fiebre de la alfombra roja" (el término para aquellos que pierden la sencillez por su proximidad a la familia real, y adoptan aires de grandeza).

El desprecio, según el autor, puede parecer poco injusto hacia Laurence, que comandó cuatro buques de guerra antes de ser trasladado a una mesa de trabajo en el Ministerio de Defensa, y se retiró con el rango de vicealmirante.

Durante los años '80 quedó convertido en un oficial de extrema confianza de la reina, y al poco tiempo logró conquistar a la princesa Ana, cuyo matrimonio ya atravesaba serios problemas.

El robo y posterior publicación de una serie de cartas intercambiadas entre Timothy y la princesa sacaron a la luz el romance secreto en 1989, poco tiempo antes de que ella se separara del capitán Phillips.

Se casaron en 1992, y a día de hoy los británicos saben reconocer en Laurence a un hombre decente y sin escándalos, que supo ser apoyo y compañía constante para la princesa.

Por otro lado, está el "problema" de Mike Tindall, el antiguo jugador de rugby y flamante yerno de la princesa Ana, que pasará su primera Navidad con la reina en el palacio de Sandringham.

El ex capitán de Inglaterra parece haber sido perdonado por su esposa, Zara Phillips, por las travesuras (en estado de ebriedad) que cometió en Nueva Zelanda durante la Copa del Mundo de Rugby: durante una fiesta en un pub de Queenstown, fue filmado por las cámaras de seguridad besando a una mujer en la frente.

"Zara y Mike van a celebrar la Navidad en Sandringham junto a la familia real", asegura un amigo de la pareja. "Ambas partes intercambiarán sus regalos en la víspera de Navidad ante una recepción con bebidas y un banquete". Pero, según este mismo confidente, Mike prometió no tomar alcohol.

El flamante nieto político de Isabel II parece haber aprendido la lección: fue excluido de la selección inglesa de rugby y sancionado con una multa de 29.000 euros por su comportamiento durante el Mundial de Nueva Zelanda.

Darío Silva D'Andrea

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·