Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La filtración de que el príncipe Enrique lleva más de dos meses en Afganistán provoca que tenga que regresar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Enrique de Inglaterra, tercero en la línea de sucesión al trono, lleva diez semanas destinado en Afganistán, según confirmó el Ministerio de Defensa británico poco después de que se produjese una filtración. Ahora tendrá que volver a Inglaterra.

La noticia se mantenía en secreto hasta que "páginas web extranjeras" abrieron la veda y soltaron la noticia, rompiendo el acuerdo tácito existente en el Reino Unido de discreción. Por ello, el jefe del Ejército británico, Sir Richard Dannatt, se mostró muy "decepcionado" por la filtración, que ha obligado al Ministerio de Defensa a salir del paso confirmando que el príncipe Harry, de 23 años, lleva diez semanas sirviendo en la provincia afgana de Helmand. El hijo de Lady Di y Carlos de Inglaterra dice no echar de menos su cómoda vida a la sombra de Buckingham, según informaciones de la edición digital del diario 'Daily Mail' recogidas por otr/press. "Es raro", afirmó una entrevista desde la zona de combate, acompañada de fotografías y vídeos de sus trabajos. "No me he dado una ducha en los últimos cuatro días, no he limpiado mi ropa en una semana y todo me parece completamente normal", declara, aludiendo también al frío o a las limitadas condiciones higiénicas. En este sentido, dijo no saber siquiera lo que echaba de menos, ya que tenía música, luz, comida y bebida. "Y no, no echo de menos las bebidas alcohólicas, si va a ser la siguiente pregunta", agrega rápidamente, consciente de su imagen fiestera y díscola mostrada en numerosas ocasiones en los tabloides de Reino Unido. "Es divertido pertenecer a una pandilla de chicos normales, escuchar sus problemas, lo que piensan", señala un más que feliz Harry, para quien "es agradable ser por una vez una persona normal", aunque para él la normalidad pase, simplemente, por estar lejos de los focos de las cámara. El Ejército británico rehusó enviar al tercero en la línea de sucesión al trono británico alegando problemas de seguridad. El general Dannat así lo señaló en mayo del año pasado, lo que disgustó a Harry hasta tal punto que se planteo abandonar su carrera militar.