Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La crisis económica llega a Buckingham

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras seis años de recortes presupuestarios consecutivos, el Parlamento británico aprobó una ley que congelará los fondos destinados para los gastos de la familia real hasta por lo menos el año 2015.

La medida -que se suma a varias otras disposiciones de austeridad con que el gobierno inglés pretende hacer frente a la crisis económica europea- se tomó debido a que los ingresos de la reina Isabel II han descendido y podrían no subir hasta cuatro años más.

El año pasado, la monarca tuvo ingresos por US$ 49 millones, alejándose bastante de la década del 90, cuando la familia real recibía ingresos por más de US$ 120 millones.

En consecuencia, la administración del Primer Ministro David Cameron consideró necesario que ya no sean los contribuyentes ingleses los que financien la mayor parte de los gastos reales, sino que -por ahora- sea la propia familia real la que se autosustente en algunos ítems.

Así, se sustituirá la "civil list" por el "sovereign grant". Esto quiere decir que en algunas materias no se usarán fondos públicos -que el año pasado entregó US$ 47 millones a la realeza- sino que la reina deberá echar mano a un porcentaje de los dineros que se generen de las ganancias de las numerosas propiedades reales, que incluye la Regent Street de Londres y más del 50% de las costas británicas.

Según estas disposiciones, el Palacio de Buckingham recibirá el 15% de las ganancias que sus propiedades generaron desde hace dos años.

De esta forma, las reparaciones en los palacios y castillos deberán mantenerse en espera y los viajes de la familia real se verán reducidos.

Según la cadena de televisión estadounidense ABC, la situación ha llegado a tal nivel que la reina incluso aprobó un proyecto que considera alquilar salones del Palacio de Saint James para eventos durante la realización de los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres.

"Uno no se lo imagina, pero la reina anda por el Palacio de Buckingham apagando luces, disminuyendo personal doméstico e incluso bajando la calefacción", comenta a ABC Ingrid Seward , editora de la revista británica "Royal". "Incluso hay veces que se la ve en su oficina escribiendo cartas con su abrigo de piel puesto", agrega Seward.

No hay dinero para los Duques de Cambridge

Otro de los alcances de estas medidas de austeridad implica que el Estado británico no financiará las actividades de los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina.

Esto fue justificado por el gobierno, ya que Guillermo no es el heredero directo al trono, sino que es el segundo tras su padre.

Así, la seguridad, viajes y actividades oficiales de la pareja pasarán a ser pagadas por el príncipe Carlos hasta que se convierta en rey y Guillermo en el nuevo príncipe de Gales.

Otras monarquías también sufren con la crisis económica

Luego de que el año pasado la Casa Real española anunciara importantes recortes presupuestarios a sus gastos, este año -cuando la crisis económica se ha agudizado sobre todo en España- el Rey Juan Carlos I ha llamado en reiteradas oportunidades a sus súbditos a que "todos tenemos que apretarnos el cinturón".

Así, el Palacio de la Zarzuela ha disminuido su personal innecesario, la cantidad de viajes al exterior y los actos oficiales que impliquen un gasto para los contribuyentes españoles.

Por su parte, la Familia Real de Bélgica también ha visto afectadas sus actividades y en noviembre pasado, durante la celebración del Día del Rey, realizaron un sencillo y breve desfile militar, seguida de una austera recepción a unos pocos invitados.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·