Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Los católicos podrán acceder al trono británico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Downing Street está haciendo horas extras. Ha recibido un encargo de la reina Isabel II. Un encargo que va a acabar con una de las leyes más aberrantes que prevalecen en pleno siglo XXI. Trabaja para eliminar la exclusión del trono que durante trescientos años han sufrido los católicos. También será reformado el requerimiento de que la sucesión automáticamente pase al varón. Las primogénitas, aun con hermanos menores podrán reinar. Nunca es tarde...

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

El proyecto de reforma ha sido trazado por Chris Bryant, encargado por el primer ministro, Gordon Brown de revisar la Constitución. Ni católicos ni sus cónyuges o descendientes pueden entrar en la línea de sucesión. Además, la ley también requiere la adhesión del heredero que debe hacer una declaración rechazando el catolicismo ante el Parlamento.

Desde hace tiempo se ha considerado anómalo que sea ilegal para un católico convertirse en monarca, aunque nadie ante se había arriesgado a reformar la ley. La Carta de Derechos de 1688, el Acta de Establecimiento en 1701 y el Acta de la Unión de 1707, reforzados por las disposiciones del Acta de Juramento de la Corona, de 1688, excluían a los católicos y sus cónyuges de la sucesión y se la proporcionaban a los protestantes.

Aunque el Acta de Asentamiento es piedra angular de la constitución británico, los críticos siempre han dudado de su relevancia en el siglo 21 ya que aseguran que supone la institucionalización de la discriminación religiosa y la primogenitura del varón. Geoffrey Robertson QC, abogado constitucionalista que ha trabajado por impugnar la ley, aseguró que este cambio supone un pequeño paso hacia una constitución más racional y afirmó que “esta arcaica legislación contemplaba la intolerancia religiosa en la base de la constitución británica”.