Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La Reina de Inglaterra asiste a los juegos escoceses de Highland, cuyos orígenes se remontan a la Edad Media

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Isabel II estuvo acompañada por su marido, el príncipe Felipe, duque de Edimbuego, y por su hijo, el príncipe Carlos. Todos ellos estuvieron presentes en los eventos que tuvieron lugar en Braemar, una de las sedes más famosas de estos juegos.

Como es tradicional durante los dos meses de vacaciones de verano, la Reina de Inglaterra acudió a los juegos de Highland que se celebran cada primer sábado de septiembre en Braemar, Aberdeenshire (Escocia), muy cerca del castillo de Balmoral, residencia de verano de la Reina. Acompañada de su marido, el príncipe Felipe, y de su hijo, el príncipe Carlos, Isabel II fue saludada por una multitud de alrededor de 16.000 personas a su llegada y una niña de 11 años le entregó un ramillete de flores.

La Familia Real asistió a varios eventos tradicionales como el caber-tossing (lanzamiento de un palo de madera), los bailes tradicionales de Highland, o el tug of war (juego de tira y afloja con una cuerda). La reina, vestida con un conjunto melocotón y con una manta de tartán sobre sus rodillas, prestó especial atención a los bailes. Por su parte, los príncipes, ambos vestidos con la tradicional falda escocesa, prefirieron centrarse en las competiciones de fuerza.

Los juegos, tienen unos orígenes desconocidos, aunque con toda probabilidad derivan de las pruebas de fuerza, velocidad, agilidad y habilidad que eran comunes en distintas celebraciones religiosas, reuniones militares o en las ferias de ganado que tenían lugar en la Escocia medieval y de comienzos de la Edad Moderna.