Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

La lista de invitados a la boda de Guillermo de Inglaterra se ha cerrado. No asistirán ni Obama ni el rey Hamad de Bahrein

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt;"Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; } Ni Barack Obama ni Nicolas Sarkozy formarán parte del selecto grupo de 1900 personas que presenciarán en el interior de la iglesia el casamiento del príncipe Guillermo con su novia de toda la vida, Kate Middleton.

p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt;"Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; } Quienes sí acudirán serán deportistas, actores y actrices, cantantes, hombres de negocios, reyes, reinas príncipes y embajadores de casi todas las naciones. Buckingham ha confirmado que, de la lista definitiva, 1.000 invitados son amigos y familiares, 50 pertenecen a la familia real británica y 40 de la realeza extranjera.

Habrá además 200 invitados pertenecientes al Gobierno, Parlamento y servicio diplomático, 80 invitados de organizaciones benéficas en las que el príncipe Guillermo está implicado, 30 de las fuerzas armadas y 60 gobernadores de países de la Commonwealth. Soldados que sirvieron y resultaron heridos en Afganistán e Irak y algunos indigentes también estarán presentes en la boda el próximo 29 de abril.

Según declararon fuentes de la Casa Real británica a la revista ‘Times’, “no va a ser una boda llena de gente famosa” y aseguró que “la mayoría de las personas que reciban una invitación se sorprenderán”. Esta publicación asegura que los 1.900 invitados se clasifican en tres categorías: 1.300 personas que han sido invitadas solo para la ceremonia, 600 que acudirán también a la comida oficial ofrecida por la reina Isabel en el palacio de Buckingham y, de entre ellas, 300 elegidos que estarán en la cena privada que ofrecerá el príncipe Carlos y a la que seguirá una fiesta con baile incluido.

Las invitaciones fueron enviadas por el Gran Chambelán de la corte en nombre de la reina Isabel II y según entre los que no recibieron una está el presidente norteamericano, Barack Obama, a quien no se ha invitado al no tratarse de un enlace “de Estado”, ya que Guillermo no es aún el heredero de la corona.

De la numerosa familia de Isabel II habrá únicamente 50 invitados, entre los que se cuentan los duques de Kent y de Gloucester, y los hijos de la fallecida princesa Margarita. Pero no estará la siempre polémica duquesa de York, Sarah Ferguson, divorciada desde hace 15 años del príncipe Andrés, que tuvo una buena relación de amistad con la fallecida princesa Diana pero su portavoz confirmó que “nunca esperó” ser invitada al casamiento.

Tampoco estará la joven mexicana Estibalis Georgina Chávez, que se declaró “fanática de la realeza británica” e hizo huelga de hambre durante semanas frente a la Embajada inglesa para recibir una invitación. En palacio, dieron la callada por respuesta.

La milenaria Abadía de Westminster será el majestuoso y silencioso escenario testigo de la primera gran boda que organizan los Windsor desde que el príncipe Andrés se casara con Sarah Ferguson, hace 25 años. Sede de las más grandes pompas británica, bodas y funerales reales y coronaciones, allí se encuentran las tumbas de la reina Isabel I y su hermana María Tudor y Enrique VII, y en el Rincón de los Poetas homenajea a escritores ingleses de gran importancia, como el monumento en honor a Shakespeare o la tumba de Charles Dickens.

Por ser el heredero directo del trono, la boda del príncipe Guillermo no será tan pomposa y espectacular como la de sus padres allá por 1981, pero sí promete ser impresionante, como suelen ser desde tiempos inmemoriales los eventos de la casa de Windsor. Solamente 40 invitados de las distintas casas reales europeas, un número bastante modesto, y representantes de las familias reales de Qatar, Jordania, Kuwait, Brunei, Dubai, Malasia, Tailandia, Lesotho y Tonga, asistirán al evento.

Entre los 40 miembros de la realeza extranjera invitados no estará el rey Hamad de Bahrein, buen amigo de la familia real británica desde los tiempos en que, durante su juventud, estudió en Inglaterra. Su invitación ha sido criticada por medios británicos ante las protestas y la violencia que se han registrado últimamente en su reino durante sus peores disturbios en años. Quien tampoco estará presente será la Familia Imperial de Japón, obligada a recluirse en luto y austeridad debido a la reciente tragedia provocada por el terremoto.

Entre los asistentes que han confirmado su asistencia se cuentan la Reina Margarita II de Dinamarca y su esposo el príncipe Enrique, los reyes Harald V y Sonia de Noruega, los herederos Victoria y Daniel de Suecia, y Guillermo y Máxima, futuros reyes de Holanda. La familia real griega, encabezada por el ex rey Constantino II (padrino de Guillermo) asistirá casi al completo, ya que todos sus miembros conservan una relación muy afectiva con los Windsor. Emparentados con la familia real británica, también estarán los príncipes Alejandro y Catalina de Serbia y la princesa heredera Margarita de Rumania con su esposo, el príncipe Radu.

Una de las novedades será la presencia del cantante británico James Blunt. El músico fue invitado para actuar en la ceremonia, aunque no tocará sus canciones más conocidas, sino que interpretará ciertas piezas musicales en le órgano de la abadía. Otros de los que los que formarán parte del grupo de “celebrities” que tomarán asiento en la longeva iglesia serán David Beckham y su mujer, Victoria, que colaboraron con el príncipe Guillermo en la candidatura frustrada para organizar el Mundial en el 2018.

DARÍO SILVA-D’ANDREA

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·