Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El príncipe de Gales visita la tumba de su antepasada la condesa Claudine de Rhédey de Kis-Rhéde.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Durante su viaje oficial a Rumania, y en concreto a la región de Transilvania, Carlos de Inglaterra sorprendió a los líderes políticos locales al visitar la tumba de una pariente suya, gracias a la cual gracias a la cual la Familia Real Inglesa tiene sangre húngara y rumana.

Según el diario rumano "Aderavul" el príncipe de Gales ha disfrutado enormemente de su visita a la región rumana de Transilvania, en el centro-oeste del país, donde ha degustado la cocina local y donde todos quienes han podido conocerle de cerca han declarado haber descubierto en él a un "hombre honesto que se ha interesado por sus sencillas vidas".

Durante esa estancia el príncipe, dando muestras de un notable conocimiento de su propia genealogía familiar, no ha querido dejar de visitar en la iglesia reformada de Sangeorgiu de Padure, en el departamento de Mures, la tumba de su antepasada la bella condesa Claudine de Rhédey de Kis-Rhéde gracias a la cual él tiene una importante ascendencia húngara y rumana.

Claudine de Rhédey de Kis-Rhéde (1812-1841) fue la esposa morganática del príncipe Alejandro de Wurttemberg (tío de la reina Maria Cristina de España, madre de Alfonso XIII), a quien el rey de Wurttemberg concedió el título de condesa de Hohenstein. Sus hijos, que nacieron sin derechos al trono de Wurttemberg, fueron creados príncipes de Teck y uno de ellos, Franz, contrajo matrimonio con la princesa María Adelaida de la Gran Bretaña. Ambos fueron padres de la princesa María de Teck, a su vez esposa del rey Jorge V de Gran Bretaña. Jorge V y María de Teck son los abuelos de la reina Isabel y los bisabuelos del príncipe de Gales.

Ricardo Mateos Sáinz de Medrano