Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Ex jefe del MI16 niega la implicación del servicio secreto británico en la muerte de Lady Di

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Richard Dearlove descartó ante la investigación judicial la versión del padre de Dodi Al Fayed quien ha defendido, desde el primer día, un compló de la Familia Real Británica y de los servicios secretos ingleses para acabar con la vida de su hijo y Lady Di.

Richard Dearlove compareció como testigo ante la investigación judicial sobre la muerte de la pareja, donde rompió la norma del servicio que dirigió entre 1999 y 2004 de no confirmar ni desmentir informaciones sobre sus operaciones. El magnate egipcio Mohamed Al Fayed insiste en su tesis de que su hijo y Diana fueron asesinados por los servicios secretos británicos siguiendo órdenes del príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, porque la princesa estaba embarazada de su hijo y la pareja iba a comprometerse.

Diana, de 36 años, murió el 31 de agosto de 1997 junto a Dodi, de 42, y el chófer del vehículo, Henri Paul, tras colisionar su automóvil contra una columna del parisino túnel de Alma cuando era perseguido por varios paparazzi.

«Durante todo su tiempo en el servicio de espionaje exterior británico, de 1996 al 2004, ¿fue alguna vez consciente de que el servicio asesinara a alguna persona?», preguntó hoy el abogado de la investigación, Ian Burnett, a Dearlove durante su declaración. «No», respondió este último y aseguró que el MI6 no estaba interesado ni en las actividades de la princesa ni en las de Dodi Al Fayed. Insistió, en ese sentido, que el servicio que dirigió no buscó una autorización de esas características en relación con la muerte de Diana. Al ser preguntado por los presuntos vínculos de miembros de la familia real británico con el MI6, Dearlove tachó de «completamente ridículas» las alegaciones de que el príncipe Carlos y su padre eran miembros activos del MI6.

El abogado de Mohamed Al Fayed, Michael Mansfield, trató de sembrar dudas sobre la posibilidad de que miembros de los servicios secretos hubiesen podido participar en el presunto complot contra Diana sin conocimiento de los mandos del cuerpo de inteligencia, pero las acusaciones fueron igualmente rechazadas por Dearlove como fantasiosas.