Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El Palacio de Kesington anunció la relación en noviembre de 2016

El príncipe Enrique de Gales sí podría casarse con Meghan Markle en la Abadía de Westminster

Pese a que la actriz estadounidense está divorciada y tiene antecedentes judíos, la Iglesia Anglicana ha dado el visto bueno para acoger el posible enlace

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Enrique de Gales y su novia Meghan Markle podrán casarse en la Abadía de Westminster, a pesar de que la actriz estadounidense está divorciada y tiene antecedentes judíos, ya que la Iglesia Anglicana ha dado el visto bueno para acoger el posible enlace.

El príncipe Enrique de Gales y Meghan Markle, en una boda en Jamaica. El príncipe Enrique de Gales y la actriz Meghan Markle, en una boda en Jamaica.

Desde que el Palacio de Westminster anunció el pasado 8 de noviembre el noviazgo entre el príncipe Enrique de Gales y la actriz estadounidense Meghan Markle, se ha especulado sobre la posibilidad de que su posible matrimonio tuviera lugar en la Abadía de Westminster, al igual que hicieron en su día los duques de Cambridge.

Y es que Meghan Markle se casó en 2011 con el productor estadounidense de cine y televisión, Trevor Engelson, de quien se divorció dos años después. Además, la actriz estadounidense tiene ascendencia judía, por lo que desde sectores conservadores británicos no veían con buenos ojos el enlace.

Pero la Iglesia Anglicana ha despejado las dudas sobre el futuro matrimonio, confirmando que el príncipe Enrique sí se podrá casar con la actriz estadounidense en la Abadía de Westminster como hizo su hermano, ya que desde la reforma del año 2002, la iglesia permite las bodas de personas divorciadas. Ni tampoco puso trabas al hecho de que Meghan Markle tiene ascendencia de otra religión, la judía.

El anuncio del posible enlace podría tener lugar el próximo 23 de septiembre, coincidiendo con la celebración de los Juegos Invictus en Toronto (Canadá). El príncipe Enrique es el fundador y padrino de la competición para personas con discapacidad que, además, tienen lugar esta edición en la ciudad donde reside Meghan Markle y donde rueda su serie de televisión, “Suits”.

Allí es donde se espera que hagan juntos su primera aparición pública, que posiblemente pueda acabar en anuncio de matrimonio. Aunque la propia Meghan Markle confirmó que su relación avanza con buen pie en una entrevista con la revista Vanity Fair, que se publicará en octubre.

“Somos felices y estamos enamorados. Estuvimos saliendo de manera discreta durante seis meses antes de ser noticia y yo estuve trabajando todo el tiempo, lo único que ha cambiado es la percepción de la gente. No ha cambiado nada en mí. Soy la misma persona, mi relación no me define”, declaró la actriz estadounidense.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·