Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Camila Parker obsequia a Carlos de Inglaterra con 60 regalos para celebrar sus 60 primaveras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según aclara un reportaje del tabloide británico "Daily Mail", la Duquesa de Cornualles aún está seleccionando los últimos presentes de esta completísima lista, para la que ha tenido en cuenta los libros, vinos y películas favoritas de su marido. En esta "demostración de amor", según la califican los amigos de la pareja, también se incluye un ajedrez de madera, álbumes con las fotos de su boda, marcos de plata con instantáneas del príncipe Enrique y Guillermo de pequeños, tres botellas de whisky añejo, y hasta un libro encuadernado con sonetos de Shakespeare.

Parece que Camila Parker no olvida. Si el príncipe Carlos le regaló en su 60 cumpleaños dos ejemplares raros de oveja y hasta varias plantas, la Duquesa de Cornualles y de Rothsay le obsequiará a éste con 60 regalos, uno por cada año que cumple el Príncipe. De esta manera, piensan algunos, se tomará su "venganza" viéndole abrir tantos paquetes.

Bromas aparte, según ha revelado una fuente cercana a la Familia Real al tabloide británico "Daily Mail", Camila aún está seleccionando los últimos regalos de esta completísima lista, que incluye desde un par de botas de montaña hasta una caña de pescar o el DVD de su programa favorito, "The goon show".

Según reza el reportaje del citado periódico, Camila "ha tenido en cuenta sus libros, vinos y películas favoritas para confeccionar la lista. En total ha tardado meses en reunir todo lo que va a regalarle, algo que será muy especial para Carlos". Pero ahí no acaba el agasajo, ya que el Príncipe también verá cómo se plantan por orden de su esposa dos rosales en el jardín del Palacio de Buckingham de sus flores favoritas: la rosa Margaret Merrill y la Frederic Mistral.

En esta "demostración de amor", según la califican los amigos de la pareja, Camila también ha encargado un ajedrez de madera, álbumes con las fotos de su boda, marcos de plata con fotos del príncipe Enrique y Guillermo de pequeños, tres botellas de whisky añejo, y hasta un libro encuadernado transcrito por ella misma con los sonetos shakesperianos favoritos de Carlos y con las cartas de amor que le envió cuando eran jóvenes.