Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Bautizo en el castillo de Windsor de James Alexander, segundo hijo de los duques de Wessex

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras la salida del hospital del duque de Edimburgo, él y la reina Isabel han asistido en el castillo de Windsor a la ceremonia privada del bautizo de su último nieto, y número ocho en el orden sucesorio a la corona, James Alexander Philip Teo Windsor, segundo hijo de los condes de Wessex

Pasada la preocupación por el estado de salud del duque de Edimburgo, a quien todos se han esforzado en demostrar apoyo y afecto una vez que su nombre ha quedado limpio de las acusaciones que sobre él ha venido vertiendo Mohamed Al Fayed, la familia real británica se ha reunido el pasado sábado en una ceremonia privada en la capilla del castillo de Windsor para el bautizo del último nieto de la reina y segundo retoño del príncipe Eduardo y de su esposa la condesa de Wessex.

El neófito, nacido el pasado 17 de diciembre, ha recibido los nombres de James Alexander Philip Teo y ha sido agraciado por su abuela con el título de Vizconde Severn. El pequeño Lord James Windsor ocupa el octavo lugar en el orden de sucesión a la corona y ha tenido por padrinos a Dense Poulton, Jeanye Irwin, Alastair Bruce, Duncan Bullivant y Tom Hill.

Entre tanto, la familia real británica se prepara para la próxima boda de otro de los nietos de la reina Isabel, Master Peter Philips, una ceremonia que tendrá lugar el próximo día 13 de mayo y a la que su primo hermano el príncipe Guillermo asistirá en compañía de su novia Kate Middleton, hecho que ha disparado numerosos rumores en torno a un posible próximo anuncio de compromiso entre ambos. 

Sincrónicamente Lord Snowdon, en otro tiempo cuñado de la reina Isabel en tanto que esposo de la princesa Margarita, se recupera en un hospital londinense de la fractura de una pierna y un nuevo libro titulado Cold Cream hace público el gusto que el príncipe Miguel de Kent, primo hermano de la reina, solía mostrar en su juventud por saltar completamente desnudo ante sus compañeros de la habitación que por entonces compartía en el prestigioso colegio Sunningdale.