Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El príncipe Ernesto de Hannover reclama una indemnización de 250.000 euros a su antiguo abogado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ernesto Augusto de Hannover, esposo de la princesa Carolina, nacida princesa de Mónaco, ha exigido formalmente a su ex-abogado una indemnización de 250.000 euros por considerar que no llevó correctamente su caso contra el propietario de una discoteca de Kenia al que agredió. El príncipe alemán ha presentado una demanda ante la Audiencia de Hildesheim en la que reclama de su defensor un cuarto de millón de euros, según informaciones de ese departamento de Justicia del estado alemán de la Baja Sajonia.

Argumenta que el letrado presentó una alegación no autorizada por él y eso precipitó que el caso se cerrase con una multa contra el polémico príncipe de 445.000 euros. La agresión se remonta a ocho años atrás, cuando el príncipe se personó en la discoteca, situada frente a su residencia en la isla de Lamu, muy molesto con el ruido que provocaba el local, y propinó una paliza a su propietario. La isla de Lamu, en el norte de Kenia, está considerada como un refugio privilegiado de millonarios dado que apenas hay ruidos pues está prohibido el tráfico de automóviles y todo el transporte se realiza en burros.

El príncipe, que ha cambiado de abogados, pretende que se reabra el caso y argumenta que él no autorizó a su letrado que afirmara que su defendido había actuado notablemente bebido y que atacó a su víctima con un arma contundente. Hasta ahora, el príncipe sólo ha admitido haberle propinado un par de bofetones, aunque el propietario de la discoteca sufrió heridas graves y tuvo que ser ingresado de urgencia en un hospital de Mombasa. La audiencia de Hildesheim decidirá en los próximos días si admite a trámite la demanda y, de hacerlo, si además abre un nuevo proceso para reducirle al príncipe la condena.

Tanto el príncipe de Hannover como su esposa Carolina de Mónaco son clientes habituales de la justicia alemana, sobre todo por interponer demandas contra los medios por la publicación de fotografías que consideran atentatorias de su esfera privada. Ernesto de Hannover tiene asimismo varios precedentes de procesos por agresiones a fotógrafos.