Miércoles 24/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Lo inauguró el presidente Vladimir Putin

Un monumento a un gran duque de Rusia asesinado antes de la Revolución

Se trata de una cruz que homenajea a Sergei Aleksándrovich, tío del último zar, Nicolás II, que en 1905 fue asesinado en un atentado a manos de un militante socialista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este 2017 se conmemora el centenario de la Revolución Rusa que puso fin a la monarquía en este país. Aprovechando ese aniversario se están celebrando diversos actos de recuerdo a distintas figuras de la casa imperial y la dinastía Romanov.

Vladimir Putin inaugura un monumento en recuerdo del gran duque Sergei Aleksándrovich. Vladimir Putin inaugura un monumento en recuerdo del gran duque Sergei Aleksándrovich.

El acto más reciente se celebró en Moscú, muy cerca del Kremlin. Con honores militares y bajo la presidencia de Vladimir Putin se inauguró un monumento en memoria de Sergei Aleksándrovich de Rusia, que fue asesinado en 1905.

Sergei ostentó el título de gran duque de Rusia. Era hijo del zar Alejandro II, y tuvo gran influencia durante los reinados de su hermano Alejandro III y de su sobrino Nicolás II, el último zar destronado por la Revolución de 1917.

El gran duque Sergei no llegó a ver (ni sufrir) la revolución bolchevique porque fue asesinado años antes. En febrero de 1905 un militante del Partido Social-Revolucionario colocó una bomba a su paso por Moscú, cerca del Kremlin, acabando con su vida.

Más de cien años después, Putin recordó a este miembro de la familia imperial de Rusia en cuyo honor se ha levantado un monumento rematado en una cruz, restaurada de la que ya se levantó en su momento, en 1908, tras ese magnicidio.

El presidente destacó que este monumento memorial debe servir como recuerdo del alto precio que sufrió Rusia por la división y el odio, y llamó a mantener la unidad y la armonía entre los rusos.

Este acto no es un hecho aislado: hace un año la jefa de la casa imperial rusa, María Vladimirovna, viajó a Crimea a inaugurar una estatua del último zar Nicolás II, por lo que la memoria de los zares y la familia imperial se está recuperando en Rusia.