Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El príncipe heredero Alejandro de Yugoslavia apoya el ingreso de Serbia en la UE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En unas declaraciones a Time Out Magazine, el Jefe de la Dinastía Karageorgevich canta las excelencias de Belgrado como capital cosmopolita y destino turístico y anuncia las ventajas que supondría para Serbia su ingreso en la UE. Propugna claramente una apertura de Belgrado a la Europa Occidental y destaca el papel de su país como cruce de caminos.

El príncipe heredero Alejandro de Yugoslavia, único hijo del rey Pedro II y de su esposa Alejandra de Grecia y Dinamarca, y ahijado de Jorge VI e Isabel II de Inglaterra, acaba de conceder una entrevista a Time Out Magazine en la que reflexiona sobre su vida en Belgrado desde que, a raíz de la deposición de Slobodan Milosevich, pudiera volver en 2001 a vivir en la capital Serbia, a la que ha calificado de “gran capital”, añadiendo que ha recuperado buena parte de su prestigio. Nunca creyó que iría a vivir a la ciudad que fue el hogar de su padre y su abuelo. Y el sueño se hizo realidad al retornar la democracia allí. Para él, vivir en Belgrado es una experiencia maravillosa, ya que cada día hay algo nuevo que aprender o descubrir.

No podemos olvidar que el príncipe Alejandro nació en el exilio el 17 de julio de 1945, en la suite 212 del Hotel Claridge, situado en la londinense Brook Street, declarado temporalmente para la ocasión por el gobierno británico como suelo yugoslavo. El 8 de marzo de 1947, su familia fue ilegalmente privada de la nacionalidad yugoslava y sus propiedades fueron confiscadas. Esta situación tocó a su fin en marzo de 2001, cuando recuperó ambos bienes.

Alejandro es el jefe de la dinastía Karageorgevich y después de la desintegración de la antigua Yugoslavia, el actual pretendiente al trono serbio. Cree que la Monarquía puede aportar a su país estabilidad, continuidad y unidad. Pudo volver a Yugoslavia en 1991 y, tras su definitivo retorno a Belgrado, vive con su segunda esposa Katherine Clairy Batis en el Kraljevski Dvor o Palacio Real, terminado en 1929 en Dedinje, una zona exclusiva de la ciudad. El otro palacio del complejo de Dedinje es el llamado Palacio Blanco, concluido en 1936.

Para el príncipe Alejandro, Serbia destacará como destino turístico cuando se convierta en miembro de la UE. Debe mejorar en infraestructuras y comunicaciones para estar más unida a Europa Occidental y ser más competitiva, abrir las fronteras y no aislarse. Belgrado tiene una estratégica posición geográfica en el cruce de Europa del Este y en la convergencia de dos grandes ríos europeos, el Danubio y el Sava. Fue siempre un centro internacional, pero perdió mucho en los trágicos 90. Alejandro destacó la necesidad de mostrar al mundo la herencia cultural serbia, así como su museo nacional.

Alejandro, que se educó en el famoso Instituto Le Rosey, en la Culver Military Academy, Gordosntoun, Millfield y en la Mons Officer Cadet School, Aldershot (Gran Bretaña), casó primero en 1972 con la princesa Maria da Gloria de Orleáns Braganza, lo que supuso perder su lugar en la línea de sucesión al trono británico por contraer matrimonio con católica, y tras su divorcio de ésta en 1985, con la citada Katherine Clairy Batis. Sus tres hijos proceden de su primer matrimonio. Su heredero es el príncipe Pedro.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·