Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

La desgracia persigue a la depuesta Familia Real del Nepal con la prematura muerte de uno de sus miembros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mientras Nepal sigue celebrando a bombo y platillo su conversión en una república federal, la tragedia sigue acosando a la familia del derrocado rey Gyanendra. Esta vez ha sido la repentina muerte de un sobrino político del monarca, a causa de un ataque cardíaco. El fallecido, de sólo 35 años, perdió la vida cuando en Nepal celebraban el "Bhai Tika", una ceremonia en la que las mujeres nepalíes ofrecen oraciones por la larga vida de sus hermanos. Cabe recordar que el rey Birendra y la reina Aishwarya fueron asesinados a tiros hace ahora siete años.

Abhinesh Shah, que se había incorporado a la entonces omnipotente Familia Real del Nepal en 2003 por su casamiento con la princesa Sitashma, sobrina del rey Gyanendra, murió el pasado 29 de octubre en Katmandú. Shah había sufrido ya constantes enfermedades, e incluso había sido trasladado a Bangkok (Tailandia) para su tratamiento. Falleció en el Hospital Norvic de Katmandú, en el mismo lugar donde tiempo atrás fue tratado el ex príncipe heredero nepalí Paras Shah.

Cabe recordar que la desgracia persigue a la ahora depuesta Familia Real del Nepal. En 2001, el rey Birendra y la reina Aishwarya, así como un gran número de príncipes y princesas, fueron asesinados a tiros por el entonces príncipe heredero Dipendra que, a pesar de haber cometido regicidio, fue Rey pocas horas antes de morir y dejar la corona sobre la cabeza de su tío, un millonario ambicioso que se convirtió en un dictador para Nepal, justo antes de que su país decidiera expulsar para siempre a la Dinastía.

La princesa Sitashma era la hija del príncipe Dhirendra, hermano menor del rey Gyanendra, que también pereció en el evento de 2001. Por su parte, la madre de Sitashma, la princesa Prekhshya, falleció pocos meses después al sufrir un accidente en helicóptero.

Darío Silva D’Andrea