Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Se inaugura en el castillo de Friedenstein una exposición sobre la figura del príncipe Alfredo, duque de Sajonia-Coburgo-Gotha

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En esta muestra –que permanecerá abierta del 18 de mayo al 26 de octubre- se reúnen todo tipo de objetos y documentos relacionados con la vida del segundo hijo varón de la reina Victoria de Inglaterra, que fue duque de Edimburgo y duque reinante de Sajonia-Coburgo-Gotha, padre –entre otros- de Beatriz, esposa del infante Don Alfonso de Orleáns.

El castillo de Friedenstein, construido entre 1643 y 1655, es el mayor y más atractivo edificio de la ciudad de Gotha, capital de Sajonia-Coburgo-Gotha y de la Ilustración Alemana –no en vano residió Voltaire en ella-, y fue residencia de los duques soberanos hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Obra del arquitecto Rudolphi, fue el primer edificio barroco de Turingia y en su capilla está la cripta ducal. Pues bien, en ese magnífico edificio –que ahora es un museo- se ha inaugurado el 18 de mayo una exposición que será clausurada el 26 de octubre próximo y que está dedicada al príncipe Alfredo, duque de Sajonia-Coburgo-Gotha e hijo de la reina Victoria de Inglaterra.

“Affie”, como era conocido en familia, nació en el castillo de Windsor el 6 de agosto de 1844 y fue el tercer duque reinante de Sajonia-Coburgo-Gotha, de 1893 a 1900. Era el segundo hijo varón y cuarto de los vástagos de la citada reina Victoria y del príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. El 24 de mayo de 1866 fue hecho duque de Edimburgo, conde de Kent y del Ulster con una anualidad de 15.000 libras otorgada por el Parlamento. El 8 de junio de ese año tomó posesión en la Cámara de los Lores. Posteriormente, el 23 de agosto de 1893 y debido a la renuncia de su hermano mayor a suceder en la corona ducal de Sajonia-Coburgo-Gotha, sucedió a su tío paterno Ernesto II, duque reinante de ese estado, cuya esposa fue precisamente su madrina de bautismo, representada por su abuela materna la Duquesa de Kent.

El príncipe Alfredo se formó en la Marina Real británica. Cuando el rey Otón de Grecia abdicó en 1862 se pensó en Alfredo para ocupar el trono heleno pero el gobierno británico no accedió. Siguió siendo el segundo en la línea de sucesión al trono inglés después de su hermano el Príncipe de Gales, luego Eduardo VII. Y eso hasta el 8 de enero de 1864 en que nació el primer hijo de éste, el príncipe Alberto Víctor, duque de Clarence.

Como marino viajó por todo el mundo al mando de buques de guerra, especialmente visitando territorios de la Corona, como Sudáfrica, Australia, India, Hong Kong, Gibraltar… En su segundo viaje a Oceanía sufrió un atentado del que salió herido. Fue un gran profesional naval y un gran táctico. Ascendió a los más altos grados de la Marina Real hasta llegar a Almirante de la Flota ocupando relevantes cargos como el mando de la flota del Canal de la Mancha, la del Mediterráneo –con residencia en Malta- o la comandancia en jefe.

El 23 de enero de 1874 contrajo matrimonio en el palacio de Invierno de San Petersburgo con la gran duquesa María Alejandrovna de Rusia, hija del emperador Alejandro II y de María de Hesse y del Rin, hija ésta del gran duque Luis II de Hesse y del Rin. El matrimonio no fue feliz. La Duquesa de Edimburgo no fue bien recibida por la sociedad londinense debido en parte a sus pretensiones de tener precedencia sobre la Princesa de Gales, algo que la reina Victoria no consintió.

En Gotha fue al principio visto con recelo por considerársele extranjero pero luego ganó popularidad y a su muerte era muy querido por sus súbditos. Era un excelente violinista, impulsó la fundación del Royal College of Music y fue un gran coleccionista de cristal y porcelana. Mantuvo Clarence House como su residencia londinense. Falleció el 30 de julio de 1900, a consecuencia de un cáncer de laringe, en el castillo de Rosenau, su residencia de verano cerca de Coburgo.

Fue padre de varios hijos: Alfredo, fallecido soltero a consecuencia de un suicidio; María, casada con el rey Fernando I de Rumanía; Victoria Melita, casada con el gran duque Ernesto Luis de Hesse y del Rin, del que se divorció para casar luego con el gran duque Cirilo Vladimirovich de Rusia; Alejandra, casada con el príncipe Ernesto de Hohenlohe-Langenburg y Beatriz, casada con Alfonso de Orleáns, infante de España y duque de Galliera.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses