Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El rey de Tailandia no pronuncia el esperado discurso a la nación por un ligero malestar en la garganta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, no pronunció ayer, por primera vez en muchas décadas, su discurso anual a la nación con motivo de su cumpleaños y encargó a su hijo, el príncipe Varjiralongkorn, hacerlo en su lugar, en un momento en el que el país está inmerso en una profunda crisis. El Príncipe explicó primero que el Rey padecía un ligero malestar en la garganta y flemas, y también aclaró que el Monarca "os desea buena salud y fortaleza mental para que desempeñéis vuestras funciones para la población". Con motivo del cumpleaños de Bhumibol Adulyadej, que se celebra hoy, los seguidores de los partidos disueltos han suspendido las manifestaciones hasta el fin de semana.

El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, no pronunció ayer, por primera vez en muchas décadas, su discurso anual a la nación con motivo de su cumpleaños y encargó a su hijo, el príncipe Varjiralongkorn, hacerlo en su lugar, en un momento en el que el país está inmerso en una profunda crisis. "Su Majestad ha designado graciosamente a Su Alteza el Príncipe a asistir en su nombre al acto", indicó la Casa Real a través de un comunicado emitido por los canales de televisión y emisoras de radio del país. Con una hora de retraso sobre el horario oficial, Vajiralongkorn se dirigió a una audiencia compuesta por 20.000 altos funcionarios, empresarios y otras destacadas personalidades y, a diferencia de su padre, capaz de extenderse durante horas, habló por espacio de tres minutos. Explicó primero que el Rey padecía un ligero malestar en la garganta y flemas, pero aseguró que "no es nada serio". El Príncipe agradeció a todos las felicitaciones por el octogésimo primer cumpleaños del soberano y deseó parabienes a todos los tailandeses. El Rey "os desea buena salud y fortaleza mental para que desempeñéis vuestras funciones para la población", añadió Vajiralongkonr. Los políticos y seguidores de los dos bandos que libran una batalla política que ha sumido a Tailandia en una profunda crisis aguardaban ayer una señal de Bhumibol Adulyadej para dar el siguiente paso. Por lo general, Bhumibol, considerado casi una divinidad por muchos tailandeses, se sirve de su discurso anual para hacer llegar sus mensajes a la población y a los políticos. El martes pasado, el Tribunal Constitucional disolvió por fraude electoral tres partidos de la coalición gobernante e incapacitó para desempeñar funciones públicas a sus dirigentes, entre ellos el primer ministro Somchai Wongsawat. A raíz de la decisión judicial, que afecta a 109 políticos, la Alianza del Pueblo para la Democracia puso el miércoles fin sus protestas, que comenzaron en mayo, y desalojó la sede del Gobierno de Tailandia y los dos aeropuertos de Bangkok. También con motivo del cumpleaños del monarca, que se celebra hoy, los seguidores de los partidos disueltos han suspendido las manifestaciones hasta el fin de semana.