Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Tailandia declara la ley seca en los bares durante el fin de semana por los funerales de la princesa Galyani Vadhana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Decenas de miles de tailandeses se vistieron este sábado de luto para despedir a la Princesa, cuyas exequias comenzaron el viernes y durarán hasta el miércoles cuando sus cenizas sean depositadas en el altar del templo budista Rajabopit. Los restos de Vadhana, que falleció a los 82 años hace 10 meses, fueron transportados en una opulenta carroza dorada, construida en 1795 y que requiere la fuerza de 216 hombres para arrastrar sus 14 toneladas. La Familia Real Tailandesa es reverenciada por los tailandeses casi como seres divinos.

Las autoridades de Tailandia declararon este fin de semana la ley seca en los bares de la capital con motivo de los funerales de la princesa y hermana mayor del Rey, Galyani Vadhana. "Me enviaron una carta en la que me pedían que cerrara por respeto al funeral de la Princesa", explicó Michael Morris, dueño de un céntrico bar de Bangkok. Mientras que en otras zonas de ocio se hizo la oscuridad, fatuas luces de neón iluminaban intensamente la calle Patpong, donde ríos de turistas patrullaban ajenos al luto y desorientados ante la amplia oferta lúdico-sexual. "Otros locales harán lo que quieran, pero yo no me voy a arriesgar a que me retiren la licencia", apostilló Morris. El miedo del tabernero no es infundado, ya que en Tailandia las ofensas a la Monarquía son consideradas delitos, que se castigan hasta con 15 años de cárcel. Decenas de miles de tailandeses se vistieron este sábado de luto para despedir a la Princesa, cuyas exequias comenzaron el viernes y durarán hasta el miércoles cuando sus cenizas sean depositadas en el altar del templo budista Rajabopit. La Familia Real Tailandesa, la más acaudalada del mundo, es reverenciada por los tailandeses casi como seres divinos. Una fastuosa procesión, con cientos de soldados ataviados con vistosos trajes, acompañó los restos de la Princesa por las calles que bordean el Gran Palacio Real hasta el Crematorio Real, ubicados ambos en el centro de Bangkok. El cortejo avanzó al son de una solemne música funeral, en la que destacó especialmente el bello sonido del oboe tailandés, semejante al chasquido misterioso de la cigarra. Los restos de Vadhana, que falleció a los 82 años hace 10 meses, fueron transportados en una opulenta carroza dorada, construida en 1795 y que requiere la fuerza de 216 hombres para arrastrar sus 14 toneladas.